Día Mundial de la Poesía: ‘Tómese un poema antes de dormir…’

Y por mis venas poesía

Hace unos años, mientras escribía un reportaje sobre el mundo literario en Santiago de Compostela, llegué a un artículo que se titulaba Librerías: boticas del alma.

En ella se hablaba del librero como si fuera un farmacéutico capaz de recetarte el libro más adecuado para tu estado anímico o momento vital. Hoy, Día Mundial de la Poesía, vuelven a mi memoria las cosas que me sugirió aquel artículo.

Imaginé a un cliente entrando en una librería aquejado de soledad y desencanto, y al librero, tras escucharle, extenderle un libro de poemas de Benedetti con la siguiente indicación: “Léase al menos uno antes de dormir o al despertar. No hay ni puntos ni comas, así que tómelo con calma, saboreando cada palabra. Los resultados deberían ser inmediatos”.

Yo sería como esa librera que receta poesía. De hecho, siempre tengo a mano algo de poesía. Una nunca sabe cuando la va a necesitar.

Que el día 21 de marzo sea Día Mundial de la Poesía es cosa de la UNESCO, que en 1999 lo proclamó en París. Este año, el mensaje de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, comienza así:

Cada poema, aunque único, refleja lo universal de la experiencia humana, el anhelo de creatividad que trasciende todos los límites y las fronteras, tanto del tiempo como del espacio, en la afirmación constante de que la humanidad forma una única y sola familia.

Este día nos invita a reflexionar sobre el poder del lenguaje poético y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona. Tiene además el propósito de promover la enseñanza de la poesía, fomentar la tradición oral de los recitales poéticos, apoyar a las pequeñas editoriales, crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación, y restablecer el diálogo entre la poesía y las demás artes como el teatro, la danza, la música y la pintura.

Un día para recuperar esos libros de poesía que duermen en nuestras bibliotecas personales, o sacar uno en préstamos de las públicas, o comprar un nuevo poemario.

Un día para recitar poemas en el parque con nuestra pareja, familiares o amigos; para garabatear algunos versos tímidos; para asistir a los actos que se organicen en nuestros pueblos y ciudades.

Un día, en definitiva, para ser conscientes de lo importantes que son en nuestras vidas Bécquer, Machado, Neruda, Rosalía, Benedetti o Mistral.


Un comentario

  1.   Nana Taverna dijo

    Que gratificante es ver una de las pinceladas en los muros que hemos dado junto a Acción Poética Trenque Lauquen”Sin Poesía no hay Ciudad” en una de tus publicaciones. Gracias totales!!!

Escribe un comentario