Detalles literarios que no deben faltar en un buen libro

Detalles literarios que no deben faltar en un buen libro

Si nos ponemos a analizar detenidamente un libro que nos ha gustado y nos ha parecido realmente bueno, algunas de las conclusiones que sobresalen al finalizar su lectura son estas:

  • Me ha enganchado desde el principio.
  • Me lo he leído en muy poco tiempo.
  • Me identifico con este personaje, o con aquel otro.
  • La ambientación creada por el autor es realmente buena y ha conseguido “meterme” en la historia y en cada suceso que describía.
  • No me importaría leerlo de nuevo en un tiempo.

Si seguimos analizando, cada una de estas conclusiones está altamente relacionada con eso detalles literarios que no deben faltar en un buen libro y que hacen de ellos pequeños tesoros para cuidar y conservar. Si estás escribiendo un libro, quizás este artículo te ayude a darle prioridad a ciertos puntos del mismo para que así llegue a más gente y guste más.

Haz que tu libro guste mucho

  • El primer detalle que debes tener en cuenta a la hora de escribir tu libro es buscar un tema central que guste a cuanta más gente mejor. Por ejemplo, hay varios temas que gustan mucho y atrapan a la gran mayoría de personas. Uno de ellos es el amor, sin duda. Si tu libro tiene una historia de amor de por medio (no hace falta que sea el tema principal de la historia), la gente que lo lea querrá saber cómo viven los personajes esa historia de amor y cómo finaliza. Otros grandes temas recurrentes son: la realización existencial, la reflexión sobre uno mismo mezclada con diferentes sentimientos como la soledad, el odio, etc.
  • Otro detalle fundamental que debe tener tu libro es cierta característica en el personaje principal o en los secundarios que le haga sentir al lector cierta empatía por él. Y aunque cada persona es un mundo y a cada uno nos cae mejor ciertos personajes, debe tener algo que conmueva, aunque a priori pareciese un personaje odioso y detestable.

Detalles literarios que debe tener un buen libro

  • Otro punto que gusta mucho a los lectores es la presencia de diálogos, pero diálogos fluidos, coherentes y reales. Crear diálogos puede ser de lo más difícil para los escritores principiantes porque tienden a ser superficiales y en ocasiones, absurdos. Si no quieres que te suceda esto con tu libro, te recomendamos leerlos en voz alta con la ayuda de otra persona que haga la otra voz. De esta manera verás si tus diálogos son “normales” y no parecen demasiado “forzados”.
  • Crea ambientes que enganchen al lector; obvia las descripciones demasiado cargadas y extensas; imagina escenas y ambientes en los que quisieras estar y que envuelvan bien a lo que sucede en el libro en ese momento. Una buena ambientación, enganchará al lector más aún y hará que viva con más emoción y “realidad” esa parte del libro.

Por último, y no menos importante, te recomendamos editar una buena portada o cubierta para tu libro. Si queréis saber más sobre ello os animamos a leer este artículo en el que os lo contamos más detalladamente.


Un comentario

  1.   escuelaateneoliterario dijo

    Un artículo de cajón. En nuestros talleres insistimos mucho en estos pequeños detalles, pero grandes tesoros, porque son los que hacen que la novela quede en la memoria del lector.

    El tema de la soledad es, precisamente, el que está tratando en su novela uno de mis alumnos, y es sorprendente lo enriquecedor que es. Sólo ese punto ha transformardo la novela.

    En cuanto a los personajes, ¿qué decir? Si el escritor logra que el lector empatice con ellos, a pesar de sus zonas grises, se le ha ganado por completo.

    Muy buen artículo, una vez más. Lo compartimos.

    Un saludo y feliz jueves.

Escribe un comentario