Del videojuego al anime: Street Fighter

La explotación de las franquicias japonesas, práctica muy habitual, da lugar a la presencia de obras y personajes en formatos que no son los que los vieron nacer. No es extraño que también los videojuegos tengan versiones en manga y anime, como ocurre con el legendario Street Fighter.

Esta imprescindible saga de videojuegos iniciada en 1987 y que sigue dando muestras de buena salud dio lugar a varios manga, pero lo más conocido, por lo menos en nuestro país, son sus versiones animadas. Concretamente, y dejando a un lado los OVA dedicados a Street Fighter Alpha y la serie de animación americana, los productor más destacados son Street Fighter II: The Animated Movie (1994) y la serie de 29 episodios emitida en 1995 Street Fighter II V.

La película de Street Fighter II

Fueron las dos versiones de más éxito (no hace falta ni hablar de las dos películas de imagen real, mediocres siendo suaves), pero a nivel argumental se tomaban bastantes licencias respecto a la historia “oficial” que podemos leer en los libretos de instrucciones de los videojuegos en los que se basan, algo que se nota especialmente en la serie de televisión.

Mientras que en la película se buscaba una historia plausible, pero a la vez original y diferenciada de lo que ocurre en los videojuegos, en Street Fighter II V (V de Victory, por cierto) el argumento caía en algunos anacronismos y cambios de forma de ser de los personajes tal como los conocíamos, pero era igualmente interesante y nos dejó momentos memorables, como el ritual del hadôken y la magnífica banda sonora que lo acompañaba.


Escribe un comentario