Del manga a la gran pantalla: Ikigami

Hace unos meses recomendamos uno de los mejores manga que hay en nuestras tiendas, ya finalizado a los 7 volúmenes y publicado por Panini, que es Ikigami: comunicado de muerte. Para resumir un poco lo que dijimos en aquel artículo, esta obra de Motorô Mase nos cuenta el día a día del funcionario Fujimoto, que es el encargado de entregar el comunicado de muerte, una notificación en la que se anuncia al “seleccionado” que morirá a las 24 horas de recibirlo, a causa de unas nanocápsulas implantadas en uno de cada mil bebés con la intención de que los japoneses valoren más la vida y se comporten de una forma más adecuada. Es lo que se llama Ley para el sostenimiento de la prosperidad estatal y, naturalmente, no admite debates.

El manga se publicó originalmente en Japón entre 2005 y 2009, y un poco antes, en septiembre de 2008, se estrenó en Japón una adaptación a película de imagen real, dirigida por Tomoyuki Takimoto y protagonizada por Shôta Tsuda. El tono dramático de la historia se traslada a la película, donde podemos apreciarlo por primera vez en movimiento.

El largometraje adapta tres de las historias que vimos en el cómic: un músico callejero recibe la noticia de que morirá precisamente en el momento en el que se suponía que debía debutar en televisión, luego tenemos al hijo de una de las políticas que defienden esa ley, que va a morir al día siguiente, y en la tercera a un chico que siempre ha cuidado de su hermana ciega y ahora la dejará sola en el mundo.

¿Qué haríais si supiérais que os quedan 24 horas de vida? ¿Es justo que muera gente al azar (y encima a una edad entre los 18 y los 24 años) para motivar a los supervivientes?  La polémica está más que servida, pero cuidado, que no nos oigan.


Escribe un comentario