Del manga a la gran pantalla: Gegege no Kitarô

Gegege no Kitarô es uno de los manga clásicos más populares de la historia del cómic japonés, una obra que todos los nipones conocen por lo menos de oídas, y seguramente la más conocida del entrañable Shigeru Mizuki, conocido en nuestro país sobre todo recientemente a raíz de la publicación de Hitler, Nonnonba, Operación Muerte, 3, calle de los Misterios y precisamente Kitaro, que a diferencia de las demás (que son tomos únicos) alcanza los 9 libros y que de momento la editorial Astiberri está publicando con calma.

Publicado originalmente entre 1959 y 1969 en la revista Weekly Shônen Magazine, ha sido adaptada en forma de cinco series de animación en cinco décadas distintas, varias películas animadas y dos largometrajes de imagen real, de 2007 y 2008 respectivamente, que demuestran una vez más el enorme calado que sigue teniendo este microuniverso en el imaginario japonés.

Gegege no Kitarô es, ya que hablamos de ello, la historia de un niño de origen sobrenatural que ejerce de mediador entre los humanos y los yôkai (seres fantasmagóricos del folklore japonés) para conseguir la paz entre ellos.

La obra contribuyó a popularizar la gran variedad de estos seres que existe en la cultura japonesa, unos seres de los que hemos visto referencias en multitud de manga y anime, pero que Kitaro presenta ampliamente y lo hace contándonos toda clase de detalles sobre su origen, un género en el que Mizuki es especialista y por el que es reconocido.

En las películas, dirigidas por Katsuhide Motoki, aparecen naturalmente actores de carne y hueso, como el cantante Eiji Wentz en el papel de Kitarô o Mao Inoue (protagonista de la serie de imagen real de No me lo digas con flores) en el de Mika Miura, pero dada la naturaleza de algunos personajes se tuvo que recurrir a la animación por ordenador, como en el caso del que vemos en la foto, Medama-oyaji, que es el padre (sí, el padre) del protagonista. No es probable que nos lleguen estas dos producciones, pero si tenemos la oportunidad deberíamos echarles un vistazo.


Escribe un comentario