Del manga a la gran pantalla: Death Note

¿Quién no conoce Death Note? Escrito por Tsugumi Ohba y dibujado por Takeshi Obata (autores también de la actual y exitosa Bakuman), es uno de los manga más importantes de la década de los 2000, uno de los bombazos de la Shônen Jump que se publicó de 2003 a 2006 y alcanzó los 12 volúmenes. Aquí nos llegó gracias a Glénat, que también nos trajo las dos novelas, pero también consta de una serie animada de 37 episodios, dos largometrajes de anime y dos películas de imagen real.

La película de imagen real

Fueron editadas en castellano en DVD hace dos años, pero originalmente se proyectaron en los cines japoneses en 2006, tanto Death Note como Death Note 2: El último nombre. Su éxito fue inmediato, tal y como ocurrió con el manga, y en 2008 llegó otro largometraje, un spin-off llamado L: Change the World, que esta vez no está basado en la historia que se pudo seguir en el manga o en el anime, sino en un argumento creado expresamente para el filme, que narra los últimos 23 días del personaje de L.

No tuvo una acogida como la de las dos primeras películas, pero aun así se espera el estreno, en principio para este 2011, del remake estadounidense que dirigirá Shane Black, basándose en la primera película japonesa, y que protagonizará seguramente Jesse Spencer, el doctor Chase de House. ¿Repetirá el éxito de los habituales remakes americanos de películas japonesas? ¿O sólo es aplicable al cine de terror y no a una franquicia tan popular y cuya versión yanqui va a ser mirada con lupa? El tiempo lo dirá.


Escribe un comentario