Debate en la feria del libro de Edimburgo sobre el Young Adult

 

ya

De acuerdo con la ley de Sturgeon, el 90% de las cosas es basura. Esta ley fue dicha por Theodoro Sturgeon cuando defendió la ciencia ficción en la década de los cincuenta.

Esta ley fue citada en medio de un debate en la feria internacional del libro de Edimburgo sobre una cuestión que ha estado dominando la discusión a lo largo de 10 días y que es la siguiente: cómo se define la ficción Young adult o el YA. A pesar de la insistencia y frecuencia de esta conversación, que contaba con Frances Hardinge, Marcus Sedgwick y Simon Mayo, nadie se siente seguro sobre cómo definirlo, ni siquiera los autores que escriben este tipo de libros.

El gran debate de la literatura YA del lunes en este festival marcaba un enfoque erróneo de cualquier debate sobre cómo definir la literatura YA, un tema que siempre suele ser desviado cada vez que aparece. ¿Es la literatura Young Adult un género o una categoría? ¿Quiénes consumen este tipo de literatura? ¿Ha crecido mucho? ¿Está mal escrito?

El autor de Young Adult Anthony McGowan citó la anteriormente descrita Ley de Sturgeon: “el 90% de la literatura Young Adut es mala”. El autor comentó que lamentaba hablar con un público monocultivo de mujeres blancas en las conferencias de YA. Como efecto, algunos comentaron que la mayoría de los bloggers de la literatura Young Adult son mujeres y que todos los editores de estos libros son mujeres.

Hay una enorme cantidad de energía dirigida a este tipo de historias, historias que pueden atraer a mujeres de entre 20 y 30 años en lugar de a adolescentes. Tenemos este mundo dominado por mujeres que escriben estas historias para que otras mujeres jóvenes lo lean y se vean reflejadas en ellas mismas.”

El Young Adult puede que no sea un género, de hecho yo no lo consideraría como tal debido a que forma parte de una categoría donde te ayuda a saber a qué tipo de público está dirigido. Sin embargo, el debate, siguiendo esta línea, degeneró en otros debates que suelen tener lugar en torno a este género.

McGowan comentaba algo con lo que Elizabeth Wein y Philip Womack no estaban de acuerdo y es que, según menciona, él no cree que los adultos deban leer literatura Young Adult.

“Creo que deberían seguir adelante y leer Tolstoi y Dostoievski o Dickens y dejar de leer Crespúscuo y Los juegos del Hambre. Es parte de ser adulto dejar atrás estas cosas”.

Varios de los allí presente se quejaron ante este rechazo de la literatura Young Adult en un público adulto. El autor Patrice Lawrence, de 49 años, anunció entre aplausos que no va a perder el tiempo leyendo a Dostoievski y Tolstoi por el simple hecho de que no quiere leerlos. Otros comentaban que el debate había sido redirigido por completo olvidando definir lo que era la literatura Young Adult.

Muchos autores de esta literatura alabaron la grandeza de su púbico adolescente en otros debates, añadiendo que no escribieron estas historias específicamente para este público. La autora Jenny Downham comentó en el debate que había visto a su libro, Before I Die, en la secciones tanto de Young Adult como en la de ficción para adultos, lo cual le pareció algo bastante estúpido pero como una idea de marketing no era mala.

 

Como lectora de Young Adult me pregunto por qué siempre hay que categorizar y pensar que debe leer cada persona dependiendo de su edad. Los libros están para entretenerse y si te entretienen libros que no son “de tu edad”, no le veo ningún mal. Por otro lado ¿no se puede leer todo tipos de libros? Además de leer Young Adult me gusta leer otro tipos de libros de categoría adulta y creo que ambas categorías pueden aportar mucho a todo tipos de lectores, todo depende en saber elegir el libro adecuado.


Categorías

Noticias

Lidia Aguilera

Ingeniera y amante de las historias. Mi camino en la literatura empezó con "El círculo de fuego" de Mariane Curley y se consolidó con "Toxina" de... Ver perfil ›

Escribe un comentario