De compras XLII

Vamos con el mes de septiembre en esta cita (normalmente) mensual con las recomendaciones que un servidor hace, para que cada cual las recoja, en su totalidad, parcialmente, o pase directamente de ellas. Aunque este mes agradecería que al menos en lo que me toca directamente (No hay lugar como el hogar) confiárais en mí.

Planeta publica el tomo 16 de Los Muertos Vivientes, y como cada vez que sale un tomo de estos, lo sigo recomendando por los mismos motivos por los que empecé a leerlo. Sí que puede que ya haya perdido parte de esa frescura con que impactó, y que los giros empiecen a ser algo repetidos, pero el caso es que me siguen gustando las tramas y los diálogos de Robert Kirkman, los personajes ya están tan definidos que da gusto verlos y los dibujos de Charlie Adlard siguen deleitando mis pupilas, así que compra segura. Además, su precio hace que si hay algo que descartar sea lo último de la lista siempre. Edición habitual en rústica, de 136 páginas en blanco y negro por 7,5 euros.

Dibbuks publica una obra muy esperado por los seguidores del gran Jose Luis Munuera: Walter, el lobo, un homenaje a los dibujos de la MGM. Haciendo de autor completo esta vez, Munuera fabrica una obra para grandes y pequeños, con risas aseguradas independientemente de la edad del que lo lea. Edición en rústica con solapa entera, de 136 páginas a todo color, por 18 euros.

Ominiky Ediciones lanza Solo, historias canibales, con el carismático personaje creado por Oscar Martín en un álbum en el que varios dibujantes ponen su versión en historias cortas con el denominador común de la calidad. Entre los artistas que ponen su grano de arena en este tomo colectivo tenemos a Andrea Scoppetta, Alex López, Juan Álvarez, Álvaro Iglesias, Simone Paolini, Raúl Moreno, Miguel Ángel (Saturno), Álex Tri y Dogjausrely además del propio padre de la criatura. Tomo en cartoné de 72 páginas a todo color por 18,5 euros.

Y finalmente Sugoi Ediciones lanza su segundo obra tras el éxito de Gacela. Se trata de mi debut como guionista en una obra larga, después de un par de libros y varias historias cortas en revistas como El Arca de las Historietas o diversas antologías. Con los personajes creados por UPL para la tira cómica Shoyu, he intentado hacer una historia que puedan leer padres e hijos, juntos o por separado, siguiendo la línea de obras recientes como La saga de Atlas & Axis y la anteriormente mencionada Walter, el lobo… salvando las distancias claro. En el apartado gráfico me ha acompañado el dibujante cubano Alfredo Martirena, con un estilo más propio del humor gráfico (dónde ha trabajado bastante) que de un tebeo al uso. La edición es una auténtica joya para una editorial pequeña como es Sugoi, con encuadernación en cartoné, con papel grueso blanco roto y algunos detalles más que sorprenderan a todo el mundo que se haga con un ejemplar, como el prólogo y el dibujo que ha hecho para la ocasión JAN, el padre de Superlópez, además de sus 64 páginas a todo color por tan solo 14 euros.

En total serían 58 euros por los cuatro tebeos. Comparado con el mes pasado, solo subiría un poco más el gasto si nos ceñimos a estas cuatro obras.

El mes que viene más, pero no aseguro que mejor.


Escribe un comentario