D.Gray-man

Un pequeño huérfano vende su alma para conseguir devolver a la vida al hombre que fue como un padre para él, sólo para volver a verle en un cuerpo diabólico y que por supuesto, no es él. Por suerte, el huérfano (que se hace llamar Alex) consigue escapar de éste ser con sólo un arañazo en el ojo y el poder de ver otros seres malvados que se apoderaban de cuerpos como el anterior, llamados Akuma. ¡Ah!, y también descubre que es un Exorcista y debe unirse a otros como él para luchar contra los Akuma y su creador.

La serie es un pelín “oscura”, y consigue angustiarte por momentos. Y una vez que has conseguido que se vaya el miedito (la mayoría de las veces gracias a los Exorcistas) te vuelves a enganchar con la siguiente historia donde pasan cosas muy malas…

Gray-Man

Los personajes están muy bien caracterizados. Realmente no tienes ni idea de quien es el mejor de todos y quien es la damisela en apuros del mes. Es una grata sorpresa cuando descubres que no vas a decir un completo adios a uno de los personajes secundarios, si no que cuando vuelven son los que más palizas dan!

La animación es preciosa. Es un poco chocante si lo que más te gusta es el manga, ya que tiene su propio estilo gótico. Mucha gente se quejó de que la serie era demasiado bonita. Las escenas de lucha son alucinantes, y por suerte hay muchas!

Para los que no les van las escenas de lucha todo el rato seguidas quizas  esta no es vuestra serie. Pero de todas maneras, deberías darle una oportunidad!


Escribe un comentario