Cuentacuentos: Literatura para niños

Cuenta-cuentos11

¿Educar para leer o leer para educar? Y, ¿por qué no las dos cosas a la vez? Esto deben pensar muchos padres y educadores que hacen todo lo posible para que sus hijos se inicien en la lectura a la más temprana edad posible.

Está comprobado que si a un niño pequeño de unos 2 o 3 años le enseñas un libro, a ser posible con dibujos y hecho para ellos, al lado de un muñeco, peluche u otro juguete más que atractivo a sus ojos, el niño puede que opte primero por el juguete pero se cansará enseguida de este e irá raudo al libro, el cuál observará y analizará con minucioso detalle durante bastante más tiempo. ¿Por qué entonces se pierde con lo años este interés? Puede que la respuesta esté en nosotros mismos y en nuestra forma de enseñarlos y motivarlos.

Si eres padre o madre y no sabes muy bien por dónde y cómo empezar a inculcar en tu hijo/a tu pasión lectora, un buen comienzo son los Cuentacuentos. Infórmate si en tu ciudad o provincia existen librerías que organicen sesiones de Cuentacuentos. Sabemos que en Madrid hay una eficaz red de librerías que están ofreciendo sorprendentes talleres literarios y cuentacuentos. Estas sesiones no suelen tener una duración más larga de 45 minutos (todos sabemos que el nivel de atención de los niños disminuye rápidamente y no se tienen que sentir ni forzados ni cansados porque podrían llevarse una mala experiencia).

Un buen cuentacuentos transmite ilusión y alegría a los más pequeños. Debe contarse con diferentes escalas de entonación y gesticulando bastante para llamar aún más la atención de los niños. Es sabido que los cuentacuentos más exitosos siempre tienen algo de fantasía y magia en su lectura. Así que si no encuentras un cuentacuentos profesional ya tienes los consejos para convertirte en uno de ellos…

Hay algo importante que no debemos olvidar: Dar ejemplo, es lo primero para que tu hijo o hija sigas tus buenos pasos. Coge un buen libro y lee delante de él o ella. Verás como pronto llamas su interés.


Escribe un comentario