Cubit, la biblioteca para jóvenes de Zaragoza

biblioteca-jovenes-cubit-zaragoza

Aprovechando que hoy las bibliotecas se han conseguido situar entre los temas más comentados en twitter tal y como comentábamos ayer, vamos a hablar de una biblioteca en particular.

La biblioteca de la que hablaremos es la Biblioteca para Jóvenes Cubit, de Zaragoza, que se ha convertido en un lugar de referencia y encuentro para los jóvenes de esta ciudad.

Desde el gremio de bibliotecarios no paramos de decirlo: las bibliotecas no son salas de estudios. Y los ayuntamientos erre que erre en equiparar ambos espacios.

Cierto que a una biblioteca te puedes ir a estudiar y es normal que se llenen de estudiantes, pero muchas bibliotecas, azuzadas en parte por sus gobiernos municipales, acaban convertidas en lugares silenciosos donde la gente estudia.

¿Si soy joven y no estudio ya no puedo ir a la biblioteca? ¿Si voy a la biblioteca tengo que ir para estudiar? ¿No se puede hablar, ni me puedo reunir? Entonces… ¿en una biblioteca hay una sección de cómics y novelas gráficas y no puedo comentar con mis amigos?

Es contradictorio que una institución cuyo objetivo es crear sinergias con la cultura y el conocimiento como base, sea a la vez un lugar en el que se reclame silencio y se prohíba algo tan fundamental y sano como hablar.

Por eso la Biblioteca para Jóvenes Cubit de Zaragoza se ha convertido en apenas cinco años en uno de los puntos de encuentro para los jóvenes de la ciudad ya que no sólo pueden ir a sacar material o estudiar, sino que cuentan además con espacios para reunirse y poder hablar y compartir.

Este planteamiento de biblioteca abierta, activa e integradora, cuenta con una programación cultural adaptada a su público, así como con una colección pensada para los jóvenes.

El catálogo de Cubit se compone 27.000 documentos de los que 16.000 son monografías, 2.000 cómics, 3.000 son CDs de música, 3.000 películas y 500 videojuegos. Además cuentan con una hemeroteca surtida con 40 títulos de revista y prensa diaria.

Su directora, Mari Cruz Acín, se siente orgullosa y satisfecha por haber conseguido atraer a tanto público y convertirla en un referente nacional gracias a su original disposición de los espacios, el mobiliario, los colores y la no necesidad de silencio, consiguiendo así un alto grado de participación por parte de los usuarios así como una gran autonomía para aquellos que la visitan.

Una muestra de que cuando se invierten fondos y se deja trabajar con libertad a los profesionales, la gente va a la biblioteca.

Foto: sergiotravelling.wordpress.com


Escribe un comentario