Cuando la literatura salvó vidas en el campo de concentración de Mauthausen

Mauthausen biblioteca clandestina

Decir que la literatura salva vidas puede parecer demasiado exagerado a priori, pero en Mauthausen ocurrió tal cuál. En aquel infierno, en aquel campo de concentración, existió una biblioteca clandestina que fue la fuente de ilusión y sueños para muchos condenados.

En aquel campo de concentración nazi murieron alrededor de 100.000 personas de unas 40 nacionalidades distintas, de los cuáles, 7.500 eran españoles. Hoy, 10 de mayo, se cumplen 70 años de su liberación.

Existe un libro titulado “Españoles en el Holocausto” que está escrito por el estadounidense David W. Pike en el que se recogen muchos datos acerca de la biblioteca “salvavidas” de Mauthausen.  Según su autor, la biblioteca fue idea de un prisionero catalán llamado Joan Tarragó.

“El libro era un símbolo de libertad, una manera de escaparse del infierno”, explicó a Efe su hijo, Llibert Tarragó, de 67 años y que ha indagado en la historia de esa biblioteca clandestina. Además del testimonio de su propio padre, que murió en el año 1979, pudo hablar con otros supervivientes que le transmitieron lo importante que fue lograr un pequeño espacio de libertad con la lectura en medio del horror más absoluto. Según le contó Joan Tarragó a su hijo, “estos libros llegaban por diversos caminos a sus manos, porque había dos españoles que estaban allí en el almacén, en el exterior del campo donde llegaban los transportes”.

holocausto

La biblioteca “salvavidas”

Esta biblioteca consiguió albergar más de 200 obras. La mayor parte de ellos estaban escritos en francés; había novelas de Émile Zola, de Víctor Hugo, de Fiodor Dostoievski, y una de las que más éxito lector tuvo fue “La madre” de Maxim Gorki.

“Si los hubiesen descubierto los hubiesen o matado o dado una paliza como las que solían dar” los fanáticos SS, recuerda Llibert Tarragó, que asegura que para los prisioneros leer un libro era como escapar durante un tiempo de Mauthausen.

Esto nos demuestra, que hasta en las condiciones más duras, un libro puede acompañar, puede dar esperanza, puede hacerte vivir vidas inimaginables y puede salvarte…

Desde Actualidad Literatura, nuestro pequeño recuerdo a las múltiples víctimas de aquel horror.


Escribe un comentario