Cuando Buñuel y Dalí increparon a Juan Ramón Jiménez

 

Dalí y Buñuel

Ocurre a veces que hay quien pretende romper con la tradición existente, quien quiere dejar claro la total ruptura con lo ya aceptado para crear algo nuevo… y a veces eso conlleva increpar a los maestros.

Dos grandes intelectuales de nuestro país se metieron por carta con un tercero como práctica surrealista queriendo crear “una moral subversiva” al hacer lo que a continuación os contaremos.

Resulta que Dalí y Buñuel, buenos amigos, decidieron que querían romper con todo lo anterior de tal manera que no se les pudiera relacionar con lo ya establecido: entonces se les ocurrió una idea, irían a por el escritor más reconocido del momento que no era otro que Juan Ramón Jiménez al que enviaron la siguiente misiva:

“Nuestro distinguido amigo: Nos creemos en el deber de decirle -sí, desinteresadamente- que su obra nos repugna profundamente por inmoral, por histérica, por cadavérica, por arbitraria.
Especialmente: ¡Merde!
Para su Platero y yo, para su fácil y malintencionado Platero y yo, el burro menos burro, el burro más odioso con que nos hemos tropezado. Y para usted, para su funesta actuación, también: ¡Mierda!”.

Genial anécdota que seguro que los tres recordaron con cariño hasta el día de sus respectivas muertes… especialmente los emisores del mensaje.

Más información – Carlos Barral, el dictador orgiástico

Foto – La fraternidad

 


2 comentarios

  1.   histron dijo

    Me encantaría conocer, si la hubo, cual fué la reacción de Juan Ramón Jiménez a tan curioso mensaje.

    1.    Diego Calatayud dijo

      Ciertamente sería digna de conocer si… 🙂

Escribe un comentario