Crítica y elogio a los Congresos de Bibliotecas

Biblioteca
Como ya contábamos hace unos días, en Badajoz se está celebrando esta semana el VII Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas que lleva por lema este año Bibliotecas públicas, conectados contigo.

Como profesional de las bibliotecas siempre me planteo dos veces si escribir o no sobre este tema en este blog ya que no sé la relevancia o interés que pueda tener para los lectores. Pero considerando que las bibliotecas públicas son el eje de la cultura en toda comunidad, considero muy oportuno hablar aquí sobre ellas.

La biblioteca y el bibliotecario han cambiado. A los profesionales ahora se les exigen más habilidades gestoras y tecnológicas que los clásicos y caducos conocimientos humanísticos rozando lo enciclopédico. El perfil del bibliotecario es uno de los más controvertidos y actualmente hay una lucha silenciosa entre los titulados en carreras de humanidades con una especialización en bibliotecas y los titulados en Documentación, formados para este tipo de instituciones.

Debates profesionales aparte, me encanta que se realicen estos congresos y jornadas sobre bibliotecas y archivos porque en los últimos años se está consiguiendo crear, por fin, una comunidad fuerte de profesionales bibliotecarios que se reúnen para compartir experiencias y estrechar vínculos.

Ahora bien, a veces tengo la sensación de que estas citas se convierten en reuniones donde se dan unas palmaditas unos a otros por las cosas que se hayan hecho bien y un listado de buenos propósitos que se quedan en el papel.

Entonces… ¿estoy a favor o en contra? Los buenos propósitos se quedan en el papel porque las administraciones no ponen los recursos suficientes para que se llevan a cabo.

Ahora bien, gracias a estos congresos los profesionales encuentran las herramientas para sacar adelante actividades casi sin recursos y cumplir la misión de la biblioteca pública que es ser “paso obligado del conocimiento y la educación permanente“, tal y como recoge el Manifiesto de la UNESCO en favor de las bibliotecas públicas.

¿Cómo afecta a un usuario, a un lector, estos congresos? Gracias a ellos los profesionales encuentran fórmulas para seguir acercando las bibliotecas a los ciudadanos aunque no cuenten con presupuestos para nuevas adquisiciones, programas de animación a la lectura, programas de alfabetización, etc…

Como podemos ver, los bibliotecarios hacen todo lo posible para que los ciudadanos no se alejen de las bibliotecas a pesar de la desidia por parte de las Administraciones Públicas.


Escribe un comentario