Crítica: Me encontrarás en el fin del mundo

me-encontraras-en-el-fin-del-mundo

Me encontrarás en el fin del mundo, la obra que publicó Nicolas Barreau el año pasado, llegó hace poco a mis manos. En este post comentaré brevemente algunas de mis impresiones durante la lectura de esta novela.

La historia es bastante sencilla. El protagonista es un hombre traumatizado con las cartas de amor, pues cuando era un niño se burlaron de él por haber escrito una un tanto bochornosa a una niña que yo describiría como la típica guapa del cole que sale en las películas. El chico, ya maduro, se ha convertido en un ligón que dirige una galería de arte. Es atractivo y tiene un gran éxito con las mujeres, pero toda su seguridad se tambalea cuando recibe una carta de amor por una chica que se hace llamar Principessa. Se hace alusión al clásico de la literatura Cyrano de Bergerac.

Esta novela, claramente, es la que menos me ha gustado del autor. El argumento cojea mucho. No acaba de entenderse cuál es la motivación del protagonista, por qué él se enamora de la escritora de las cartas y le es indiferente quién sea ella. La identidad de la Pricipessa es evidente antes de alcanzar la mitad del libro y no queda claro cómo, a pesar de lo evidente que pueda ser para el lector, él descubre quién es ella. La autora de las cartas es, en mi opinión, un personaje poco simpático. Resulta completamente absurdo. En conclusión, al contrario que el resto de los libros del autor, este no me enganchó.

Lo mejor es el estilo del autor, que no es desagradable de leer y te vuelve a sumerger en una historia de amor, que, ciertamente, en comparación con sus otras dos novelas es mucho más floja pero no deja de ser una historia que entretiene.

En definitiva, si os gusta el estilo del autor, sin duda, es una obra que entretiene. Para quien le gusten las historias tipo El bazar de las sorpresas o Tienes un e-mail, Me encontrarás en el fin del mundo puede ser una buena opción.

Foto – Carátula del libro

Más información – Atardecer en París: el amor visto desde un proyector


Escribe un comentario