Crítica a las historias de Walt Disney

Princesas Disney

“Y fueron felices y comieron perdices. Fin.” ¿Cuántas veces habremos acabado de leer un cuento con dicho final? “La Cenicienta”, “La Bella Durmiente”, “La Bella y la Bestia”, “La Sirenita”, son algunas de las muchas princesitas Disney que hemos visto a lo largo de nuestra infancia. Desde pequeñas nuestras madres y abuelas nos leían estos cuentos o nos ponían las películas en versión VHS (las más mayores) o DVD (las más jóvenes), seguramente, sin pensar en el flaco favor que nos hacían con dicho gesto.

Hoy escribo este artículo: Crítica a las historias de Walt Disney. Una crítica con la que vosotros, los lectores, podréis estar más o menos de acuerdo, pero que realmente creo necesaria su lectura y sobre todo su reflexión por lo que a educación y futuro se refiere.

Disney y sus comienzos

¿Sabíais que en principio, los dibujos creados por Walt Disney estaban dirigidos a un público adulto y no infantil como actualmente se cree? Con sus historias, Disney buscaba hacer reír al espectador con sus cómicos personajes, cariturizándolos y dándoles un comportamiento “socialmente inaceptable”. Poco a poco, fueron suavizando a los personajes, hasta que llegó la década de los 70, sobre todo después de la muerte de Walt Disney, cuando comenzaron a reflejar ideales más conservadores y estereotipados. Se empieza a buscar más la diversión y dan una imagen de inocencia más propia del público infantil.

walt_disney

Los valores Disney

Es cierto que en las películas Disney se propicia el valor por los amigos y la familia. También se ven muchas escenas donde se colabora en equipo para conseguir un bien común. Pero son muchos los estereotipos que refuerzan valores negativos, entre ellos, sexistas y clasistas. Cuando somos telespectadores, ya sea de series de televisión, informativos y noticias, anuncios publicitarios o películas, en este caso, de dibujos animados, según la madurez psicológica que tengamos, la educación recibida y la importancia que demos a una imagen, así tomaremos más o menos en serio lo que la televisión nos ofrece. Este pensamiento en personas adultas está muy bien, pero ¿qué pasa con nuestros pequeños?

Los niños son esponjas deseosas de información y ejemplos, y no considero ni por asomo, que estas películas aporten una buena educación. Unos dibujos donde son las mujeres las que esperan ser “salvadas” por un príncipe; donde son las que cuidan de los hijos mientras el apuesto caballero “salva” el mundo; donde en algunos papeles son las malas del cuento, como el caso de Maléfica en “La Bella Durmiente” o La Reina Grimhilde en “Blancanieves”, por no mencionar más y extenderme o donde su belleza física se mira más que la del hombre y la sumisa debe ser la mujer, como se aprecia en este extracto de Úrsula, la “malvada” calamar de “La Sirenita”:

“Tienes tu belleza, tu linda cara. Y no debes subestimar la importancia que tiene el lenguaje corporal. Hablando mucho enfadas a los hombres. Se aburren y no dejas buen sabor. Pues les causa más placer las chicas que tienen pudor. ¿No crees que estar callada es mejor? ¡Vamos! No lograrás tu meta conversando. Escúchame y no te equivocarás. Admirada tú serás si callada siempre estás. Sujeta bien la lengua y triunfarás”.

La Sirenita

En serio, padres y madres de todo el mundo, ¿queréis de verdad que vuestras hijas sean así cuando crezcan? Yo sinceramente, quisiera que mi hija fuese independiente, que dijera realmente lo que piensa y no se mordiera la lengua por “no molestar” o por el famoso “qué dirán”. No quiero que dependa de un hombre, quiero que estudie lo que le guste y trabaje en donde buenamente pueda o quiera. No quiero que su mayor preocupación sea su físico, y si lo es, quiero que sea por verse más guapa ella misma y no por gustar a los hombres únicamente. Y quiero, que sea plenamente consciente siempre, que tiene tantas posibilidades como un hombre, que no nació ni para servir ni para gustar, que nació para vivir, y todo lo que conlleva esa palabra.


3 comentarios

  1.   Jaime Gil de Biedma dijo

    Si logras que tu niña sea como tu me describes en tu articulo…si logras q se cumpla un 2% Felicidades porque estaremos ante una rebelde con causa y de esas que se comen el mundo nos hace mucha falta en esta España de Princesas y Príncipes, de silicona y programas tipo mujeres hombres y borregos, GH, Tele5 etc. Creo que quien menos miedo me da es Disney.

    Ahhh y los caballeros que salvan el mundo existen y Malefica es muy muy guapa que hace unos días la vi en el cine.

    PD . Magnifico una vez mas tu articulo

  2.   Gema dijo

    Sinceramente, creo que las películas de Disney es de las mejores cosas que pueden ver ahora mismo los niños. Sí es cierto que al principio, las películas de Disney eran sexistas y relegaban a las mujeres a un papel secundario en el que siempre existía un príncipe valiente y guapo que las salvaba de todos los males. Pero se puede considerar que eso se debe a la época en la que fueron creadas las películas: Blancanieves 1937, Cenicienta 1950, La Bella Durmiente 1959….. Si comienzas a ver las películas más actuales: Bella 1991, Jasmin 1992, Pocahontas 1995, se puede comprobar que tienen mucho más carácter y ya no cumple con el prototipo de princesa que limpia en casa y espera pasivamente a que algún principe las rescate. Lo mismo podemos decir de las princesas más recientes: Rapunzel, Anna y Elsa, Mérida o Tiana, en estas películas el papel del príncipe es secundario y ninguna de ellas depende de un hombre que la salve. Así que no es tanto que Disney sea sexista sino que se adaptó a los tiempos en los que sus películas fueron creadas.

    Yo me crié viendo las películas de Disney y no creo que haya sido algo tan malo. De hecho, transmiten muchos valores positivos como la amistad y ayudar a los demás y eso es lo que los niños perciben. Al menos, eso era lo que yo percibía siendo niña.

  3. La verdad me sorprendió todo lo que las princesas representan en la sociedad. Y así como ellas, las villanas igual cambian totalmente.

Escribe un comentario