‘Cremas & Castigos: recetas de Agatha Christie’

Muffins ingleses

Muffins ingleses

Lectores de Agatha Christie… ¿os habéis fijado del importante papel que la gastronomía ocupa en muchas de las obras de la Reina del Crimen?

Con motivo del 125 aniversario del nacimiento de la escritora británica, rescatamos un libro donde se recogen las recetas que aparecen diseminadas por toda la obra de Agatha Christie.

En Cremas & Castigos: recetas de Agatha Christie, los escritores Anne Martinetti y François Rivière recogen las recetas de los platos que aparecen en las novelas de Christie.

La escritora británica amaba la vida y las buenas cosas de ésta, y sabía transformar los platos más apetecibles en temibles armas asesinas. En sus novelas, la más insignificante copa de coñac o el más burdo sándwich de pepino pueden resultar letales.

En las 88 recetas que se recogen en este libro editado por Ediciones B, no hay ni rastro de arsénico o estricnina, de hecho, se recogen las más exquisitas muestras de la cocina británica: desde los muffins a la mermelada de naranja, pasando por el original pastel de Dartmouth.

Todo el arte del desayuno a la inglesa y de la auténtica ceremonia del té evocados por Agatha Christie, compilado por dos apasionados de su obra.

Pero esto no se queda aquí, porque quien quiera más, debe saber que en el mes de septiembre, la cocina de la casa de Devon donde vivió la escritora, albergará una celebración consistente en recrear las recetas de sus libros.

Una forma de recordar lo mucho que doña Agatha Christie contribuyó a un género en el que la comida tiene una presencia desigual, pero que en sus novelas, además de ser en muchas ocasiones el lugar donde se encontraba el veneno, otorgan un extra de distinción y clase a las escenas y personajes.

Buen provecho… por cortesía de Agatha Christie.


2 comentarios

  1.   shd dijo

    El libro se publicó en 2007.

    1.    María Ibáñez dijo

      Gracias por el apunte, había dado a entender que se había publicado este año cuando lo cierto es que lo ‘rescatábamos’ del olvido.

Escribe un comentario