Con la Iglesia hemos topado, amigo Reverte

Muchas son las dificultades que le ha puesto la Iglesia a Javier Reverte para poder documentarse a la hora de escribir Venga a nosotros tu reino. Y es que la historia del joven sacerdote polaco que huye del comunismo y es acogido por el Iglesia franquista cuando, el realidad, era un agitador político no es plato del gusto de cualquiera. Stefan Berman, que así se llama el protagonista, se debate entre dos pasiones contradictorias: por un lado es un hombre agitador político de izquierdas y, por otro, vive una tormentosa relación amorosa con la hija de un conocido militar. Una época de persecución política en una novela de intriga y personajes (como el obispo de Madrid, Leopoldo Eijo Garay, figura del nacional-catolicismo).  Javier Reverte nos propone una lectura que une ficción y realidad, “una sucesión de espejos donde la realidad se va mirando en la ficción y la ficción se va mirando en la realidad“, según sus propias palabras. Eso sí: deja claro que, aunque aparezcan personajes históricos, no es una novela histórica. Tampoco es policíaca o de amor, aunque tenga una marcada trama política y de relaciones tumultuosas.

El propio autor fundamenta esta novela en la necesidad de retocar la realidad para acercarnos mejor a la mente humana. Por eso mismo, el autor de Todos los sueños del mundo y Trilogía de Centroamérica, amén de muchos libros de viajes, considera que ésta es su mejor novela, porque entran en juego muchos elementos literarios y es la más ambiciosa. Aunque, todo hay que decirlo, ya está embarcado en un nuevo libro de viajes que pone rumbo a Alaska y Canadá. Inquieto, desde luego, sí que es.


Escribe un comentario