Como un día tranquilo.

 La última novela de Juan José Millás: Laura y Julio ( Seix Barral, 2006 ) bien podría titularse un día tranquilo o relajado si tuviera que definirse la sensación que te despierta su lectura.

Julio el protagonista decide usurpar la identidad de su vecino en coma tras ser atropellado y verá como sus relaciones personales con su esposa Laura y con su casi hermanastra Amanda se interfieren , se mezclan y le ayudan a analizarse un poco más. Se propone el juego de ” ¿Que pasaría si…..?”. En este caso si se pudiera vivir la vida de otro, pero sin grandes pretensiones .Basta con un vecino accidentado y en el hospital para eludir reclamaciones y experimentar sensaciones tal vez reprimidas.De hecho se adivinan diversos paralelismos entre los personajes sean hombres o mujeres, sobretodo entre Julio, ansioso por vivir, y Manuel ,postrado en la cama.

Una historia redonda que da gusto escuchar como si fuera una fábula infantil pero con cara urbana y contemporánea. Un correcto ejercicio literario; La historia empieza y acaba gracias a una llamada de teléfono ,un gesto insignificante que lo cambia todo y de hecho todo transcurre de la misma manera. Pequeños detalles que “conglomeran” el desarrollo general de la trama.

Se percibe en el autor la capacidad de síntesis periodística para seguir una línea descriptiva de palabras muy bien elegidas y colocadas que a la vez te hacen ilusionarte con la posibilidad de un final más retorcido que el resultante…Es muy poco desconcertante pero sí imprevisible.

Es de agradecer la claridad de la narración, la completa presentación de los personajes ( incusive la psicología realista y precisa de la  niña Julia de seis años).y de las escenas; No resultaría extraño que en unos años se realizara una versión cinematográfica, si fuera así, la adaptación podria resultar ” descansada” y fiel al original.

Una novela visual, que sin regalarse “masticada” te deja con ganas de más y la sensación de no haber perdido el tiempo.


Escribe un comentario