‘Comida por multa’, una iniciativa de la Biblioteca Pública de Phoenix

Biblioteca Central de Phoenix

Biblioteca Central de Phoenix

Quiero pensar que todo buen lector que se precie tiene su carnet de biblioteca y la visita aunque sea una vez al mes. Si no es así, tironcillo de orejas a los que decís que sois lectores y no pisáis la institución que vela por el acceso público a la lectura.

Si sois de los que vais, a lo mejor resulta que os habéis atrasado a la hora de devolver los libros sacados en préstamo. ¿Qué pasa entonces? La biblioteca te multa. ¿Cómo? Eso depende de cada país. Veamos hoy qué hace la biblioteca pública de Phoenix con sus multas.

Antes de continuar conviene aclarar algo sobre las multas. En España si te retrasas en la devolución, la penalización es que no puedes sacar libros en préstamo una serie de días que, por lo general, es el equivalente al número de días de retrasos.

Sin embargo, en otros lugares no es así. Me consta que en las bibliotecas chinas se paga una multa, es decir, con dinero. Eso lo comprobé accidentalmente cuando trabajando en la biblioteca de Pekín, los usuarios chinos que entregaban con retraso sus libros sacaban la cartera para pagar la correspondiente multa. También otros nos dejaban el libro en el mostrador cuando no había nadie, suponemos que porque no podían pagar… en fin, cosas.

Y en Estados Unidos, según parece, las multas también se pagan con dinero. Partiendo de esto, las Bibliotecas Públicas de Phoenix han puesto en marcha la iniciativa “Food for Fines“, algo así como “Comida por multas“, mediante la cuál los usuarios podrán pagar sus multas de la biblioteca con comida no perecedera para donar a los bancos de alimentos y organizaciones benéficas.

Del 11 al 25 de abril, días en que se desarrolla “Food for Fines“, los ciudadanos pueden deducir 50 centavos de sus cuentas de usuarios de bibliotecas por cada paquete de comida no perecedera que donen en cualquiera de las 17 bibliotecas públicas de Phoenix. El crédito máximo que se puede deducir con esta iniciativa son 75 dólares.

No es la primera vez que se lleva a cabo esta iniciativa ya que sin ir más lejos el año pasado recolectaron 45.000 kilos de comida. Por otra parte, otras ciudades como Nashville llevan a cabo programas parecidos.

Como dice unos de sus organizadores, “nutre tu mente en la biblioteca pública – y nutre el cuerpo de otros“.


2 comentarios

  1.   Carmen Guillén dijo

    En la biblioteca de mi ciudad también lo hacen y me parece una buenísima iniciativa 🙂 Buen artículo compi!

    http://andaluciainformacion.es/huelva/415430/la-biblioteca-quita-multas-a-cambio-de-alimentos/

    1.    María Ibáñez dijo

      Gracias, compi! Qué interesante la iniciativa de la biblioteca de Huelva. Lo llamativo de la noticia es la cantidad de material no devuelto que hay.
      Gracias por compartirla 🙂

Escribe un comentario