Cambios en los títulos de obras famosas

think

Elegir el título de un libro nunca ha sido fácil, ni ahora ni nunca. A continuación he recopilado algunos de los libros famosos que, originalmente, iban a tener otro título pero por cosas de la editorial o del propio autor se decidió cambiar por el título con el que lo conocemos actualmente.

 

Orgullo y prejuicio de Jane Austen, 1813

Título inicial: First impressions (Primeras impresiones)

Título actual: Pride and Prejuicie (Orgullo y prejuicio)

A pesar de que “Primeras impresiones” se encontraba completado en 1796, Austen no pudo encontrar a alguien que publicara su libro hasta que ella escribió “Sentido y sensibilidad”, el cual fue publicado en 1811. De esta manera, “Primeras impresiones” fue revisada de manera significativa en los años 1811 y 1812, por lo que es muy posible que el título se cambiara entonces para reflejar una nueva idea.

El jardín secreto de Frances Hodgson Burnett, 1911

Título inicial: Mistress Mary (El amante de Mary)

Título actual: The Secret Garden (El jardín secreto)

El primer título hacía referencia al personaje principal y cómo ella fue cambiando a lo largo del libro. Sin embargo, por otro lado hay un título de capítulo denominado “Mary, Mary, Todo lo contrario” que hace referencia a una canción de cuna popular inglesa.

La pequeña Dorrit de Charles Dickens, 1857

Título inicial: Nobody’s fault (No es culpa de nadie)

Título actual: Little Dorrit (La pequeña Dorrit)

La pequeña Dorrit es mucho más que un comentario social y los personajes son todos víctimas de una sociedad que hacen que se culpen a ellos mismos, por ello surgió el primer título, “No es culpa de nadie”. El cambio de título lo realizó Dickens al darse cuenta que la sociedad era más la culpa de todos que la culpa de nadie.

El gran Gatsby de F.Scott Fitzgerald, 1925

Título inicial: Trimalchio in West Egg

Título actual: The Great Gatsby (El gran Gatsby)

Se pensó que el primer título hacía una referencia de que era demasiado oscuro para que las personas pudieran entenderlo. El autor incluso incluyó una frase sobre Trimalchio en la novela, pero estuvo de acuerdo en cambiar el título.

El buen soldado de Ford Madox Ford, 1915

Título inicial: The Saddest Story (La historia más triste)

Título actual: The Good Soldier (El buen soldado)

Como la novela se iba a publicar justo después de que la Primera Guerra Mundial hubiera estallado, el editor le preguntó a Ford para cambiar el título. Le sugirió “El buen soldado” como una broma, pero al editor le gustó el título, por lo que se quedó éste.

El señor de las moscas de William Goldings, 1954

Título inicial: Strangers from Withing (Dentro de los extraños)

Título actual: Lord of the Flies (El señor de las moscas)

Originalmente se pensó que el título era demasiado explícito y demasiado absurdo por lo al editor se le ocurrió el título de “El señor de las moscas” que es una traducción del hebreo de “Beelzebub”, un nombre contemporáneo para denominar al demonio.

Mein Kampf de Adolf Hitler, 1925

Título inicial: Four and a Half Years of Struggle Againts Lies, Stupidity and Cowardice (Cuatro años y medio de luchas contra las mentirzas, la estupidez y la cobardía)

Título actual: Mein Kampf

El editor de Hitler le sugirió un título mucho más corto como “Mein Kampf”, que es la traducción de “Mi lucha”, un título mejor que el largo que se quería originalmente para su autobiografía, la cual él empezó a escribir en prisión.

Matar a un ruiseñor de Harper Lee, 1960

Título inicial: Atticus

Título actual: To Kill a Mockingbird (Matar a un ruiseñor)

A pesar de que Atticus es uno de los personajes más prominentes de la obra “Matar a un ruiseñor”, Lee decidió que no quería que su novela tuviera el nombre de un sólo personaje por lo que lo cambió a una referencia del libro.

Lo que el viento se llevó de Margaret Mitchell, 1936

Título inicial: Tomorrow is Another Day (Mañana será otro día)

Título actual: Gone With the Wind (Lo que el viento se llevó)

El título inicial fue la última línea de la novela, sin embargo, Mitchell decidió que quería tomar en su lugar como título la primera línea de la tercera estrofa del poema “Non Sum Qualis Eram Bonae Sub Regno Cynarae” de Ernest Dowson.

 


Escribe un comentario