Borges y la precaución de ser ciego

El escritor Borges

Lo cierto es que la siguiente anécdota me gusta por lo que tiene de irónico y de rapidez mental por parte de Borges pero me cabrea por la actitud del escritor que dio pie a este divertido percance ante la triste noticia de uno de mis ídolos históricos.

El hecho fue que Borges estaba dando su clase de Literatura Inglesa en la Universidad de Buenos Aires cuando un alumno pidió permiso para interrumpirle alegando que tenía que comentar algo de suma importancia. Borges se lo concedió.

Entonces el muchacho informó al resto de compañeros de la muerte de un gran hombre, Ernesto Che Guevara, tristemente abatido en Bolivia.

Los estudiantes habían organizado un homenaje que consistía en la inmediata suspensión de todas la clases.

Borges no estaba de acuerdo y entendía que el homenaje podía esperar y se negó a dejar el aula. El joven insistió en que el maestro dejase la lección para otro día y éste contestó:

-No me voy, y si es usted tan valiente venga a sacarme del escritorio.

El joven dijo que no haría eso pero amenazó con cortar la luz para que tuviera que cesar de dar la clase.

Borges tiró de rapidez mental, sonrió y contestó:

-Tranquilo, he tomado la precaución de ser ciego esperando este momento.

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – ABC de Sevilla

Fuente – Libros en red


3 comentarios

  1.   Combel dijo

    Menuda mierda de anécdota.

    1.    Diego Calatayud dijo

      Sentimos que no te haya gustado amigo… pero creemos que hay maneras más elegantes de expresarlo. Un cordial saludo!

      1.    José Antonio Serrano Segura dijo

        De acuerdo. Incluso sin ser elegante, sólo correcto.

Escribe un comentario