Batman y el manga

Aunque los japoneses tienen la industria del cómic más potente del mundo, no significa que no les guste el cómic de otros países, siendo Batman uno de los máximos referentes del cómic de superhéroes tanto en su país como en el mundo entero. No es extraño, pues, que varios autores de manga hayan querido dar su versión del mito del Caballero Oscuro a lo largo de los años.

La hortera serie de televisión de Batman de los años sesenta destruyó la seria imagen que se había forjado el cómic en los cuarenta y que se había empezado a degradar en los cincuenta, pero hay que reconocer que contribuyó a popularizar sus aventuras. Ello dio lugar a la primera adaptación manga, de Jirô Kuwata, que se publicó entre 1966 y 1967 y no fue recopilada en volúmenes, aunque más de 40 años después se editó en inglés todo lo que se pudo recuperar a partir de una colección particular.

El primer manga encargado por DC

No volveríamos a ver a Batman en un manga hasta 1996, cuando el mismísimo Katsuhiro Ôtomo dio su particular visión del personaje en la colección Batman: Black & White, que podemos ver en castellano en el volumen 1 de Batman: Blanco y Negro, reeditado por Planeta. En 2000 llegaría el famoso Batman: Hijo de los Sueños, de Kia Asamiya, publicado por Norma y de momento no reeditado por Planeta.

Finalmente, tenemos Batman: la Máscara de la Muerte (en la imagen), de Yoshinori Natsume, que salió en 2008 en los Estados Unidos pero con sentido de lectura oriental, un encargo de DC Comics que pretendía aunar a los fans del detective y los otakus. No es un hito en la historia de Batman, pero sí una obra entretenida y en formato tomo  típico de tapa blanda y 208 páginas. Por lo menos, como curiosidad merece un repaso.


Escribe un comentario