Bajtín y el arte de fumarse las propias obras

Mijail Bajtin

Los vicios lo pueden todo: uno es capaz de llegar a lo que sea con tal de satisfacer sus vicios.

Los escritores son además personas muy dadas a dejarse llevar por todo aquello que les apasiona, y las drogas, el tabaco, el sexo o el alcohol son algunas de las perdiciones más comunes de estos seres privilegiados que parecen necesitar alterar la mente de manera regular para seguir produciendo.

Tal era el caso de Mijail Bajtin, uno de los más reconocidos teóricos de la literatura de Rusia (país que destaca precisamente en esta disciplina), que era incapaz de pasar sin un cigarrillo mientras trabajaba.

Pero la necesidad se alió con él y con todos los habitantes de Leningrado durante la época en que estuvo sitiada por los nazis.

La falta de papel de liar llevó al bueno de Bajtin a tirar de ingenio… y se acabó fumando un manuscrito propio.

Página tras página fue usando una obra de juventud que jamás llegó a recomponer después, para liar tabaco y fumarlo.

Salvo sus pulmones, todos nos perdimos una interesante obra que jamás podremos recuperar de las cenizas.

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Vanity Fea

Fuente – Libros en red


Escribe un comentario