Astroboy, la serie de imagen real

Si estáis leyendo esto es porque os interesa el manga, y en este caso seguro que por lo menos conocéis el nombre de Astroboy, la creación más popular del Dios del Manga, Osamu Tezuka. Serializada entre 1951 y 1958 y recopilada en 23 tomos, de los cuales Glénat publicó en castellano 21 (y lleva años con los dos últimos pendientes pero no oficialmente cancelados), es la historia de un niño robot en un Japón futurista (pero cuya fecha hemos superado ya en la vida real) que se dedica a combatir el mal, en forma de amenazas por parte de robots mucho más grandes (que no más poderosos) que él.

A pesar de que no tiene corazón, su inteligencia artificial le permite ser casi como un niño de verdad, uno con una bondad ejemplar que deja anonadados a todos los que lo conocen. Astroboy es, aparte de un manga legendario, el primero que tuvo una adaptación a una serie de anime tal como las conocemos actualmente. Pero hay más: antes de eso, entre 1959 y 1960 tuvo lugar una serie de imagen real.

Son 65 episodios de una serie que no salió (por lo menos oficialmente) del País del Sol Naciente, y donde estaba claro que todavía era pronto para plasmar según qué ideas del género de la ciencia-ficción, y es que ese Astroboy, por muy buenas intenciones que tuvieran los productores de la serie, es de todo menos creíble. No es extraño que lo que tuvo tanto éxito a nivel mundial fuera la serie de dibujos que empezaría al cabo de poco, y no esta. Aun así, en 1962 salió una especie de película refrito de escenas de la serie, algo que hay que ser muy, pero que muy friki para verlo.


Escribe un comentario