Astiberri apuesta por el manga clásico

La editorial vasca Astiberri ha editado desde sus inicios cómics alejados de lo que se consideraría mainstream. Sus publicaciones se caracterizan por ser obras muy selectas, novelas gráficas si se quiere usar una etiqueta, y en cuanto a la procedencia de las mismas ha buscado tanto en el panorama español como en el internacional, huyendo de títulos muy conocidos. Se podría decir que nos trae cosas de gran calidad pero con pocas perspectivas comerciales, lo cual supone una encomiable labor de divulgación y hace algo más aceptables sus altos precios.

Hasta hace relativamente poco, sin embargo, casi no había entrado en el ámbito del manga, pero enseguida se vio el tipo de obras que iba a rescatar del pasado del cómic japonés: fiel a su política editorial, iban a ser títulos aparentemente poco atractivos para el lector habituado al manga de consumo rápido, y más orientados al sibarita del buen cómic general. Buena prueba de ello fue la publicación en dos volúmenes de Una vida errante, de Yoshihiro Tatsumi, un autor del que se había publicado en castellano muy poco y en editoriales pequeñas. En la obra que nos proponía Astiberri, además, el tema era extremadamente concreto: una autobiografía parcial de Tatsumi como dibujante de manga.

Al cabo de un tiempo llegó otra apuesta por un autor clásico que en Japón es una institución pero que en España no había visto la luz: Shigeru Mizuki. En estos momentos hay 4 de sus obras en nuestro país, y 3 las ha editado Astiberri en tiempos muy recientes: los dos volúmenes autoconclusivos Nonnonba y Operación Muerte, dedicados respectivamente al rico mundo de los yôkai (seres sobrenaturales japoneses) y a la Segunda Guerra Mundial (que traumatizó al autor por varios motivos) ; y Kitaro (GeGeGe no Kitarô), un auténtico clásico del manga que tendrá un total de 9 volúmenes.


Escribe un comentario