Assassin´s Creed: The Fall

Parece que no todos los cómics con licencias de videojuegos, o muñecos, o basados en la vida de algún personaje real (lo que hace Bluewater por poner un ejemplo por lo bajo), no son merecedores de ir directamente al cubo de la basura. La DC lo ha demostrado con la adaptación oficial del videojuego de Ubisoft que se puso de moda cuando salió en el año 2008.

Assassin´s Creed: The Fall es una miniserie que tiene la capacidad de funcionar como producto franquiciado, que hará las delicias de los seguidores del videojuego, pero que es perfectamente entedible y disfrutable, si se es un profano en el mundo de la orden de asesinos que luchan contra los templarios. Es más, si alguno está desconectado de la televisión, y de la masiva publicidad que orquestan las compañías al sacar sus lanzamientos estrella, puede llegar a pensar que la idea del cómic es brillante.

La trama se centra en su primer número en el ruso Nikolai Orelov, cuando está expirando el siglo XIX, y al tiempo vamos viendo como en el presente, uno de sus descendientes llamado Daniel Cross, va empezando a comprender el legado familiar que ha ido pasando de generación en generación. El equipo creativo la verdad es que no es tampoco el típico que se suele encontrar en productos de esta índole. Cameron Stewart, después de haber dejado con la boca abierta a los críticos especializados con su The Other Side, donde ejercía de dibujante acompañando al gran Jason Aaron, y haber ganado un Eisner con su cómic digital Sin Titulo. Karl Kerschl, el dibujante canadiense que tiene un estilo cartoon muy bonito, y que a bote pronto recuerdo haberlo visto en Teen Titans: Año Uno, además de haber estado nominado precisamente en la misma categoría en la que Stewart se llevó el Eisner por The Abominable Charles Christopher. Ambos parecen haberse implicado en las tareas de guión y dibujo, con lo que el resultado, a pesar de las reticencias que puede generar en los que están acostumbrados a descartar este tipo de cómics por ser productos bajo licencia, merecerá mucho la pena.


Escribe un comentario