Anime clásico: Sherlock Holmes

La serie de la que hablaremos seguro que es recordada por muchos de los otakus más veteranos de los que visitan nuestra web. Es Sherlock Holmes, una producción japoitaliana (entre la RAI y Tokyo Movie Shinsha) que se emitió originalmente en 26 episodios entre 1984 y 1985 y que aquí nos trajo Televisión Española unos años más tarde.  Su nombre internacional era Sherlock Hound, haciendo referencia a que los personajes eran perros antropomórficos, pero en realidad se llamaba Meitantei Hômuzu (Detective Holmes).

Como ya os podéis imaginar, era un homenaje al detective más famoso de la historia de la literatura, creado por Sir Arthur Conan Doyle en el siglo XIX, y precisamente sus herederos consiguieron parar la producción de la serie, que había empezado en 1982 y de la que el mismísimo Hayao Miyazaki, líder del Studio Ghibli, había dirigido ya seis episodios. Mientras se arreglaban las cosas Miyazaki dejó el proyecto, que fue continuado después pero con la condición de no adaptar ninguna más de las historias de los libros originales, aunque los capítulos del maestro se emitieron salteados y mezclados con los otros.

Así pues, la serie continuó y al final tomó la forma de 26 episodios que son los que nos llegaron años después. Unos episodios recordados con cariño por mucha gente, pues aquellas series tenían un impacto bastante menor que las actuales, pero su calidad es innegable. Hablamos en plural porque la comparamos acertadamente con otras producciones entre Japón y otros países, en el caso de España con los ejemplos de D’Artacan y los Tres Mosqueperros o La vuelta al mundo de Willy Fog, cuyos diseños de personajes recuerdan a los de esta Sherlock Holmes.

Uno de los atractivos de la serie es que se podría enmarcar en el subgénero de la ciencia-ficción conocido como steampunk, pues a pesar de estar ambientada en la Londres victoriana (finales del siglo XIX) aparecen aparatos que en aquella época todavía no existían, una mezcla de elementos a la que Miyazaki, de hecho, ha recurrido en otras producciones como la película El castillo en el cielo o la grandísima Conan, el niño del futuro (1978), otra serie dirigida por el alma del Studio Ghibli. Así pues, se trata de una de las series recomendables de tiempos remotos que si de algún modo tenéis la oportunidad de ver… no la dejéis escapar.


Escribe un comentario