Anime clásico: Candy Candy

El de hoy es uno de los animes más antiguos y nostálgicos de todos los que hemos tratado en esta sección dedicada a repasar las series de dibujos animados japoneses más emblemáticas que han pasado por nuestras televisiones. Es recordada a menudo por gente de cierta edad, porque se emitió por primera vez en La 2 (entonces TVE2) en 1986, cuando no existían las emisoras privadas. Sin embargo, fue muchos años después, en las autonómicas catalana, vasca y gallega, cuando la serie se emitió íntegramente con sus 115 capítulos.

En Japón se emitió de 1976 a 1979 y también tuvo dos OVA, y en 1992 un largometraje, pero como siempre su origen estaba en un manga de 9 volúmenes, publicado en este caso entre 1975 y 1982 y obra de Yumiko Igarashi (dibujo) y Kyôko Mizuki (guión). Un manga, por cierto, que los otakus españoles llevan muchísimos años reclamando, pero como las autoras se enfrentaron legalmente por los derechos de Candy Candy, en estos momentos no se puede ni publicar el manga ni reemitir el anime. Sí se ha publicado, porque es responsabilidad únicamente de Igarashi, Mayme Angel, de la editorial Glénat.

En cuanto a la historia, comienza con el abandono de una niñita, Candice White (Candy), en un orfanato de finales del siglo XIX, donde la veremos crecer y convertirse rápidamente en mujer. Candy Candy es una historia puramente shôjo, con grandes dosis de romance, dificultades, dramas y, por qué no decirlo, tragedias. De hecho, tiene momentos tan tristes que en Italia se “inventó” un final más feliz montando encima escenas de un capítulo anterior y cambiando el texto. En resumen, un clasicazo del anime que hay que ver y que nos hará gastar algún paquete de pañuelos.


Escribe un comentario