Ana María Matute, sus obras relevantes

 

Recientemente se han publicado las obras “más relevantes” de la escritora Ana María Matute, a la que el pasado mes de noviembre se le otorgó el Premio Cervantes 2010. De esta forma, la escritora se convirtió en la tercera mujer en conseguir el Premio Cervantes, el galardón más importante de la literatura española.

Como reconocimiento al trabajo de Ana María Matute, el Grupo Planeta ha editado sus obras “más relevantes”, entre las que destacan, Primera memoria (1959), Los soldados lloran de noche (1963), La trampa (1969), La torre vigía (1971) y Olvidado rey Gudú (1996).

Esta novelista española, nació en Barcelona en el año 1925. Es miembro de la Real Academia Española, donde ocupa el asiento K y además es la tercera mujer que recibe el Premio Cervantes 2010. Matute es profesora en  la universidad y viaja a muchas ciudades para dar conferencias, especialmente a los Estados Unidos. Ha sido profesora invitada en las universidades de Oklahoma, Indiana y Virginia.

Ella se da a conocer por sus discursos sobre los beneficios de los cambios emocionales, los cambios constantes del ser humano y cómo la inocencia nunca se pierde completamente. La autora comenta que: aunque su cuerpo es viejo, su corazón todavía es joven”.

Matute es una de las voces más personales de la literatura española del siglo XX y es considerada por muchos como la mejor novelista de la posguerra española. Ana María Matute trata muchos aspectos políticos, sociales y morales de España durante el periodo de la posguerra. Ana María Matute tenía diez años de edad cuando comenzó la Guerra Civil Española de 1936. La violencia, el odio, la muerte, la miseria, la angustia y la extrema pobreza que siguieron a la guerra marcaron hondamente a su persona y a su narrativa.

La de Matute es la infancia robada por el trauma de la guerra y las consecuencias psicológicas del conflicto y la posguerra en la mentalidad de una niña, y una juventud marcada por ese gran conflict. De esa forma, se refleja en sus primeras obras literarias centradas en los que veían y, muy a pesar suyo, tenían que entender los sinsentidos que les rodeaban. Características neorrealistas pueden ser observadas en obras como en «Los Abel» (1948) o «Fiesta al noroeste» (1953). Matute, tuvo una infancia marcada por el conservadurismo de sus padres, puesto que ellos nunca comprendieron porque una niña de cinco años, prefería estar escribiendo y encerrada en sus libros, a jugar con sus amigos.

Para celebrar la lucidez de la autora, que a los 85 años se mantiene en activo y encara su labor con fuerzas renovadas, la colección Booket edita La torre vigía (1971), Olvidado rey Gudú (1996), Aranmanoth (2000) y Paraíso inhabitado (2008). A su vez, la colección Austral incluye entre sus obras Primera memoria, Los soldados lloran de noche (1963), La trampa (1969), Historias de la Artámila y Pequeño Teatro (1954).

A lo largo de su carrera, la escritora barcelonesa ha recibido diversos galardones nacionales, entre los que destacan el Premio Nacional de las Letras Españolas 2007, el Premio Nadal 1959 por su obra Primera Memoria y el Premio Nacional de Literatura.


Escribe un comentario