Ali Ferzat es agredido y le rompen las manos

La verdad es que la profesión de humorista gráfico en según qué países del mundo debería ser considerada como de riesgo al mismo nivel incluso que los reporteros de guerra. Y sino que se lo pregunten al dibujante y defensor de los derechos humanos sirio Ali Ferzat, que hace poco fue asaltado por unos encapuchados que le dieron una paliza, le rompieron las manos, y le quemaron en diferentes partes del cuerpo con cigarros. Dichos encapuchados lo estaban por un motivo obviamente, y es que no se les relacione con lo que todo el mundo da por hecho, con el presidente Bashar Al Assad, actual Presidente de Siria y que parece haberse molestado por una tira en la que Ferzat le ponía haciendo autostop para intentar que lo recogiera Muamar El Gadafi, que anda en paradero desconocido. Sin duda alguna una verdadera tropelia digna de aquellos que pretender silenciar cualquier forma de cultura, y de expresión artística que no sea afín a los principios marcados por este tipo de regímenes autoritarios, más propios del medievo que del siglo XXI.


Escribe un comentario