Algunos de los grandes sillones de obras literarias conocidas

grandes sillones de obras literarias conocidas - Trono de hierro

Resulta que en algunas ocasiones, el principal protagonismo de ciertos libros, no recae en el papel de un personaje principal o secundario, como se intuye a priori… Sino que lo hacen en algunas ciudades, animales u objetos que rodean a esos personajes. Hoy venimos a hablaros de esto, y más concretamente, de esos grandes sillones de obras literarias conocidas. Os vamos a hablar de cuatro de ellos, y si os quedáis a leer, hasta puede que descubráis alguno que aún desconocíais.

“El cuento del sillón de mimbre” de Hermann Hesse

“El cuento del sillón de mimbre” es un relato corto del autor alemán Hermann Hesse. Como gran parte de los relatos de este escritor, se da en él un par de moralejas que bien podrían funcionar como buenas enseñanzas para las personas.

Una de ellas es que en ocasiones no nos fijamos ni le damos la importancia que merece a lo que tenemos frente por frente hasta que alguien, otra persona, lo hace. Es el caso de ese sillón de mimbre que para el joven pintor-escritor de este relato, había pasado totalmente desapercibido hasta que lee en otro libro que hay un pintor que se hizo famoso pintando algo tan simple y ordinario como un taburete de su casa.

La otra moraleja es que a veces nos empeñamos en ser algo para lo que hemos nacido. En este libro de Hesse, el joven protagonista pinta una cosa tras otra y ningún boceto que hace le resulta “atractivo” y merecedor de ser contemplado. Se da cuenta que le falta detalles, precisión y más adornos que en cambio, sí consigue describir con la palabra… Es así como se da cuenta que su verdadera vocación es la de ser escritor.

Grandes sillones de obras literarias conocidas

“Propiedades de un sillón” de Julio Cortázar

En esta ocasión, os traigo la sinopsis oficial de un libro que si no habéis leído es totalmente recomendado por mí:

“En casa del Jacinto, hay un sillón muy extraño : es un sillón para morirse. Este sillón posee una estrellita plateada en el respaldo : Cuanto más brilla la estrellita, más cerca está la muerte. Sus niños se regocijan en invitar las visitas a sentarse en él en la ausencia de la madre. Las visitas que ya están enteradas de las propiedades del sillón se excusan con gran confusión para no sentarse en él. A medida que los niños crecen, dejan de interesarse por el sillón. Los padres se aprovechan entonces de la ocasión para cerrar la sala con llave y el padre mira todas las mañanas la puerta para asegurarse que está todavía cerrada”.

En este libro, Cortázar da tal intensidad al cuento de este característico sillón que se hace super corta su lectura. Utiliza la simple y llana figura de un sillón para crear toda una historia alrededor del mismo.

El sillón de Sherlock Holmes

Si buscamos notas y ensayos sobre la gran obra del detective mundialmente conocido como Sherlock Holmes, veremos como en la gran mayoría de ellas, se ve relacionado dicho personaje principal con su sillón tan característico en el que se ponía a pensar y divagar caso tras caso que iba encontrándose.

Sherlock Holmes sin duda, era un gran detective de sillón y pipa en mano y en todos sus libros podemos encontrar estas dos figuras que representan bien tanto su carácter como su profesión.

grandes sillones de obras literarias conocidas - Sherlock Holmes

Juego de Tronos

Si hay una figura estática y representativa de la saga de Juego de Tronos es sin duda el famoso y adorado por todos, Trono de Hierro. Y no es para menos (intentaré no hacer ‘spoilers’), ya que quien consigue sentarse en ese gran trono tendrá el poder absoluto de los Siete Reinos. Y sólo, en la ausencia del rey, es la Mano del Rey quien puede sentarse en el mismo.

Este sillón, o gran trono de hierro, es frío, duro y está forjado con las espadas de los enemigos rendidos, siendo estos un total de 1.000. 59 días llevaron a conseguir este glorioso trono, en el que aún las espadas están afiladas. Aegon I Targaryen, fue el que lo mandó construir, y según él, un rey nunca debe estar cómodo en un trono… De ahí que el que se siente en él debe tener sumo cuidado de no cortarse con lo afilado del mismo.

¿Conocéis más sillones característicos como los vistos hasta ahora? ¿Qué os han parecido estas historias? Coged vuestro sillón relax y a comentar 😉


Un comentario

  1.   Confort Online dijo

    Muchas gracias por el contenido, no esperaba que un sillón pudiera ser el protagonista de una historia.

Escribe un comentario