Algunas reacciones a la muerte de Umbral

umbral.jpg 

Esta mañana falleció Francisco Umbral a los 72 años de edad. Recogemos aquí algunas de las declaraciones suscitadas por su muerte, ateniéndonos a aquellas que provienen del mundillo literario y prescindiendo de las de origen político o institucional. Son en su mayoría comentarios elegíacos que recuerdan al madrileño en sus múltiples facetas como escritor y como persona. 

A nivel personal, siempre se caracterizó por dar una imagen de ser difícil y hosco. “No hizo esfuerzos por hacerse comprender, pero quienes le queríamos pasábamos por todo; su talento estaba por encima”, explica hoy Delibes en un comunicado en el cual expresa su dolor por la pérdida. El poeta Luis Alberto de Cuenca recuerda que era “un tipo encantador, con un carácter peculiar”, y un conversador genial. Para su editora en Planeta, Ana Gavín, tenía también una faceta más vulnerable, algo que corrobora Francisco Nieva: “en el fondo era tímido y quería defenderse”, era una “persona muy inquieta que tenía un dolor en el fondo de su alma que le hacía escribir así”, afirmó el dramaturgo refiriéndose al dolor de Umbral por la pérdida de su hijo, junto a cuyos restos será enterrado.

Nieva también resaltó su faceta de periodista: “Era un grandísimo periodista que creó una forma especial de comunicarse con el público en la coyuntura de la Transición en donde creó escuela”.  En esta línea, González Urbaneja destaca que tenía “un estilo muy personal que sabía poner al servicio de la actualidad. Caracterizaba a los personajes y lo hacía con un gran descaro. Además, nunca fue cortesano, y ese es otro gran mérito del periodista, que tiene que ser capaz de llevarse mal con la gente”.

El crítico Miguel García Posada elogia sus novelas, en las cuales creó “un universo poderoso y personalísimo”, un mundo a la vez “tierno y cruel, risueño y maldito”. Pero más que un novelista o un ensayista, Luis Alberto de Cuenca prefiere considerar a Umbral como un escritor en sentido global, y un escritor muy divertido: “Todo lo que tocaba lo convertía en escritura, todas sus páginas son extraordinariamente divertidas. Ilustran lo que es la sociedad española de la segunda mitad del siglo XX, desde el punto de vista histórico y sociológico, pero también del entretenimiento”.

Por último, Victor García de la Concha señala su dominio del lenguaje, “su propia creación léxica y su rico vocabulario tipo quevedesco, con referencia al Siglo de Oro, que él cultivaba como nadie”. Algo que, por cierto, no le sirvió para entrar en la Real Academia, a la cual fue candidato en dos ocasiones.

Y aquí lo dejamos. Esta es sólo una pequeña muestra de la avalancha de comentarios recordando a Umbral que cubre hoy los principales buscadores de noticias, a ellos remitimos a quienes quieran ampliar la información. 


2 comentarios

  1.   Blogs Reunidos dijo

    De Francisco Umbral me gustaron mucho “Mortal y Rosa” y una columna que todavía guardo fotocopiada, “Oficio de leer”; podéis verla en aquí.

    Un saludo y enhorabuena por el blog, me ha gustado.

  2.   Alerik dijo

    Gracias por tu comentario y por el enlace a la columna de Umbral. Muy interesante. Y tiene mucha razón en esa reivindicación del lector, a fin de cuentas un libro sin lector no es más que un pequeño montón de celulosa y tinta.

Escribe un comentario