Algunas nociones básicas sobre técnicas de publicación

libreria-mostrador
Todo aficionado a la escritura, aunque se tome poco en serio eso de escribir, juega con la fantasía de ver su obra publicada en la mesa de destacados o de novedades de una librería.

Publicar no es nada fácil. De entrada hay que partir del hecho de que escribir es un oficio duro en el que no hay técnicas ni fórmulas que te aseguren el éxito. Hay quien dice que a pesar de todo, lo realmente complicado es publicar. Veamos cómo acercarnos a esa montaña que llamamos publicación.

Tenemos una novela, un libro de relatos o un poemario que consideramos que son dignos de publicar. Son nuestra obra cumbre, nos sentimos orgullosos de cada frase que hemos escrito y consideramos que el mundo debe leerlo. ¿Por dónde empezamos?

Hasta hace unos años, existían revistas en papel que publicaban relatos y poemas de escritores desconocidos. Actualmente Internet se ha convertido en el medio por excelencia para compartir con el mundo nuestra obra. Esta opción le ha salido bien a algunos autores como Carlos Salem o Elvira Sastre que comenzaron compartiendo sus poemas en blogs personales muy modestos y actualmente tienen libros publicados y situados entre los más vendidos.

Esta opción puede ser recomendable para poetas, ya que la poesía es rápida de leer y susceptible de compartir en las redes.

Otra opción son los concursos literarios. Hay gente que es reticente a ellos y lo cierto es que hay que darles las justa importancia: no desanimarnos si no ganamos y no creernos García Márquez si obtenemos un premio.

Dicen que para ganar un certamen literario te has tenido que presentar a diez por lo menos. Sobre qué criterios seguir a la hora de elegir a qué concursos presentarnos, comparto los consejos que me dio un escritor en un taller de literatura:

  • Dotación: has invertido mucho tiempo y esfuerzo en escribir, por lo que pon en valor ese trabajo. Me recomendó no presentarse a certámenes que ofrezcan un premio de menos de mil euros si hablamos de relatos, y menos de 10.000 si hablamos de novela.
  • Edición: no es lo mismo presentarse a un certamen que es su segunda edición a uno que lleva cuarenta y ocho. Aunque se presuponga transparencia e igualdad, las posibilidades de amaño son superiores en concursos jóvenes.
  • Prestigio: ya que tienes una obra acabada y la consideras buena, sé ambicioso y preséntate a concursos con prestigio que te ayuden a hacer currículum y establecer contactos en el mundillo.
  • Presentación: asegúrate siempre de que la presentación es por sistema de plica, ya que es la mejor forma de garantizar el anonimato y favoritismos.

También está la opción de enviar nuestros manuscritos a editoriales, y sobre esto nos recomendó hacer un listado con sellos afines a nosotros. Hay que ser coherente, si soy relatista no tengo nada que hacer en Visor de Poesía.

Seguiremos indagando más adelante con esto de publicar, y por supuesto estaremos encantados si alguien se anima a compartir consejos sobre este tema.


2 comentarios

  1.   Jazz Inda Morning dijo

    Cartoneros del mundo! Uníos! (y recordad, nunca más de 60 ejemplares – aunque si sois cartoneros haréis lo que os venga en gana). PS: visitad la web “odio los fanzines”

  2.   Agustín García dijo

    El principal consejo sería escribir bien y bastante; reunir una obra cuya factura esté marcada siempre por una implacable autoexigencia. Lo demás vendrá despacio, si es que se cumplió lo primero.

Escribe un comentario