Alfred Hitchcock y Georges Simenon

Georges Simenon

En otras ocasiones nos hemos referido a Georges Simenon, del que hemos hablado que escribía a una velocidad de vértigo. Tal era así que las obras se le amontonaban y el volumen de novelas escritas era ampliamente superior al que podía absorber el mercado por lo que se veía obligado a mandar corriendo a su mujer cada pocos días al banco con un par de manuscritos debajo del brazo para que los depositara en una caja fuerte a la espera de que el editor le diera permiso para publicar otra de sus novelas.

La rapidez con la que el escritor terminaba las novelas era conocida por todos sus amigos los cuales no paraban de hacer bromas al respecto y eso precisamente fue lo que hizo en su día el afamado director de cine Alfred Hitchcock.

Se cuenta que Hitchcock, telefoneó en una ocasión a Georges Simenón y que la mujer de éste descolgó el teléfono y le dijo al cineasta que el director no podía ponerse porque acababa de comenzar a escribir una nueva novela.

El director de películas como “Vértigo” o “Psicósis”, no dudó un solo instante y dejó perpleja a la señora de Simenon contestando un lacónico pero chistoso “Bueno, pues me espero”.

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – El País


Escribe un comentario