Albert Camus, un hombre precavido

Albert Camus

Muchos de los literatos se quejan de tener que aguantar trabajos secundarios para poder subsistir mientras que obtienen migajas tan solo con sus libros. Sin embargo esto no le ocurre a todos y especialmente cuando ese trabajo secundario toca de cerca al mundo literario.

Albert Camus, por ejemplo, alternaba sus creaciones narrativas con su trabajo editorial, el cual además amaba profundamente.

Camus, un hombre muy racional y que cuidaba celosamente la calidad de sus libros, velaba por la autonomía de su creatividad precisamente así: teniendo dos trabajos a la vez.

Y es que al ser preguntado si para él era una molestia tener que trabajar, además de como escritor, como editor contestó lo siguiente:

“Siembre quise tener un segundo oficio para lberarme de mi trabajo de escritor. Nunca quise que mi vida material dependiese de mis libros, para que mis libros no dependiesen de mi vida material”.

Camus nunca se perdonaría el restarse a sí mismo libertad a la hora de crear haciendo que de ello dependieran sus ingresos, por lo que para él su otro trabajo era una garantía de frescura para sus obras, lo cual da buena cuenta de hasta qué punto se dedicaba en cuerpo y alma a las labores creativas.

Más información – Delibes y lo que es trabajar

Foto – Sobre perdonar

Fuente – Escribir es un tic (Francesco Piccolo)


Escribe un comentario