Alan Moore lanza Electricomics

Electricomics

Alan Moore lanza Electricomics.

Quién pensara que el gran Alan Moore era una figura que no se asociaría a la idea de las nuevas aplicaciones para leer cómics seguro que se ha llevado una enorme sorpresa esta semana al conocerse esta noticia. Moore se ha asociado con un equipo compuesto por creativos y entidades que financien el proyecto conocido como Electricomics. Electricomics es una app (una aplicación informática) que permitirá a todo aquel que quiera leer cómics digitales de forma libre, ya que la plataforma tiene acceso gratuito y encima es una herramienta de código abierto. La idea de Moore es que “En lugar de la simple transferencia de la narrativa del cómic de la página a la pantalla, tenemos la intención de elaborar historias ideadas expresamente para poner a prueba los límites de la narración con esta tecnología sin precedentes. Con este fin estamos reuniendo equipos con los creadores más vanguardistas de la industria“.

Para comenzar, se han lanzado cuatro títulos que componen las 32 páginas de la edición gratuita de Electricomics: Big Nemo, homenaje al clásico Little Nemo in Slumberland de Winsor McCay, será desarrollado por Alan Moore. Cabaret Amygdala es una historia de horror moderno escrita por Peter Hogan, Red Horse, de corte bélico, por Garth EnnisPeter Snejbjerg y Sway, viajes en el tiempo en una historia de ciencia ficción, por Leah Moore (hija de Alan) y John Reppion (marido de Leah y yerno de Alan). Parece que lo que aún no queda muy claro es si se trata simplemente de una herramienta para leer webcomics gratuitamente, que no lo creo, o además tendrá otras funcionalidades como generar contenido propio que se pueda compartir en la web de Electricomics. Esto último, más quizá alguna que otra sorpresa más, sería lo más lógico si tenemos en cuenta el hincapié puesto en que se trata de una aplicación con código abierto, es decir, que se puede modificar por aquel que tenga los conocimientos para ello. Veremos a ver en qué queda, pero la verdad es que es gratificante ver como el genio de Northampton sigue pretendiendo dar guerra.


Escribe un comentario