5 contras de ser escritor en tiempos modernos

Lugares que potencian tu creatividad como escritor -

A lo largo de la historia de Actualidad Literatura han sido diversos los posts que han abarcado los muchos beneficios de ser escritor: la posibilidad de transmitir un mensaje al mundo, su factor terapéutico, la autorrealización que el proceso de escritura y publicación de un libro conlleva, sí. Pero quizás pocas veces hayamos analizado los siguientes 5 contras de ser escritor en tiempos modernos y que, posiblemente, harán arquear las cejas a mas de un amante de las noches en vela  y los ceniceros rebosantes.

Esfuerzo sin recompensa segura

En nuestro propio universo, el hecho de dedicarle cuatro meses a un buen relato supone todo un triunfo. El problema llega cuando tratamos de transmitir nuestro trabajo a las masas. Escribir un libro, ensayo, cuento o poema debería conllevar la única recompensa de poder expresar nuestras ideas, pero cuando se trata de ir más allá la cosa cambia, especialmente en un mercado editorial tan saturado como es el actual. Y a veces frustra, por supuesto.

Cuando el arte escuece

Costumbres raras y curiosas de escritores

“Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse” es una cita de Truman Capote tan desoladora como quizás realista. La mente creadora está constantemente trabajando, en la mayoría de ocasiones de forma inconsciente, susurrándonos que escribamos esto o aquello, como una voz que nunca nos podemos quitar de la cabeza. En ocasiones el éxtasis ante una gran idea es indescriptible, pero en otras también nos gustaría poder desconectar sin sentirnos culpables.

No es solo escribir

amazon-kindle-logo-copy

También es saber de diseño gráfico, de maquetación, de conversiones “epub” y, sobre todo, de MARKETING, aliada indiscutible de los escritores de una generación Kindle que al optar por una vía alternativa a las editoriales de toda la vida deben remangarse los brazos y correr con todo el proceso de difusión de un libro.

Pocos te entienden

En las grandes ciudades, integrarse en círculos culturales es algo mucho más fácil, pero cuando vives en un pueblo y pocas personas de tu círculo leen, la sensación de sentirte un extraño es más que perceptible. La palabra “escritor” suena demasiado snob para quien no aprecia o entiende el arte, y aunque a todos les parezca una gran idea eso de “tener un amigo escritor”, pocos realmente empatizan con ese amigo que pasa fines de semana encerrado en casa en lugar de salir de cañas.

También sufrimos bloqueos

Escritura-automática

El famoso bloqueo del escritor es nuestro peor miedo, especialmente porque llega sin avisar y puede manifestarse de muchas formas: poemas que no nos convencen, falta de ideas, relatos sin cohesión o el también llamado “síndrome de la página en blanco“, el cual se caracteriza por la angustia que supone esa hoja blanca inmaculada en la que no sabemos qué escribir o expresar. Y eso, amigos, ni una botella de vino entera lo soluciona. O sí, quien sabe. . .

Ante todo, espero que estos 5 contras de ser escritor no desanimen a quienes recién se han embarcado en la aventura de autopublicar o siguen con la lamparita encendida todas las noches llenando cuadernos y documentos de Word. Al fin y al cabo ciertos látigos (o dones, perdón) nos fueron entregados para ser utilizados y sí, también disfrutar de los muchos beneficios de ser escritor.

¿Comparte alguno de estos “contras”?

 


Categorías

Literatura

Alberto Piernas

Amante de la literatura exótica (Arundhati Roy, Thiong'o, Gabo) y escritor de viajes y literatura. Como autor de ficción he publicado Cuentos de... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Josefa Molina dijo

    Efectivamente, estos cinco ‘contras’ existen y son de lo más palpables en el día a día de la persona que escribe. Gracias que la satisfacción de que te lean y, sobre todo, el placer que proporciona a uno mismo escribir, compensa el resto. Un saludo y felicitaciones por el artículo.

    1.    Alberto Piernas dijo

      Sí, la satisfacción y el hecho de escribir es lo queda 🙂 Me alegro de que te haya gustado Josefa. Un saludo

Escribe un comentario