4 sillas y un momento para leer

Silla con libros La lectura de un buen libro siempre es emocionante, no sólo tranquiliza y se disfruta sino que para muchos es un momento muy esperado del día. Pero muchos afirman que no es el libro que se lee lo que hace especial a esta actividad sino todo el momento, el lugar donde se lee, el momento del día en el que se lee y también por qué no, la silla donde se lee. Todo es especial ya que todo juega un gran papel a la hora de disfrutar de la lectura y de las grandes obras de la Literatura.

El momento del día es un punto importante a tener en cuenta así como el libro que se lee. Si leemos algo que no nos gusta, el placer es menos placer. Pero el principal factor para que el momento de la lectura sea bueno es la silla, el asiento donde leemos el libro. Aunque parezca que es una tontería, este elemento es fundamental pues es el que hace que nuestro cuerpo descanse o se relaje y a falta de ello, también falta la buena sensación del momento.

Son muchos las sillas y sillones que han ocupado lugares míticos y fantasiosos donde se han hecho grandes lecturas, desde el clásico sillón de orejeras que se situaba cerca de un gran fuego de chimenea hasta la simple silla de cocina donde un joven empezaba a descubrir la lectura con un desconocido libro. Todos los lugares pueden ser muy variopintos pero en todos, el asiento o silla juega un gran papel.

Por ello qué mejor que detallar los asientos de los lugares más usados para leer por nuestra sociedad. Así detallamos las escenas, los tipos de sillas y el momento donde muchas personas leen cada día.

El sillón con reposapies

 

El clásico asiento y el clásico lugar de lectura es la silla con orejeras o mejor dicho el sillón de orejeras que cubre a toda la persona y que se sitúa cerca de un buen fuego o en una habitación agradable rodeada de varias estanterías de libros. También existe una versión más cómoda a priori que incluye un complemento que es el reposapies, esto permite que el lector pueda descansar los pies a la vez que el resto del cuerpo, como si en la cama estuviese. La verdad es que este es el lugar y el asiento perfecto, sacado de una gran novela y este es el problema. No muchos tienen acceso a un gran sillón de orejeras o un sillón cerca de una chimenea como reposapies. Pero la comodidad y el calor son fundamentales, por ello la silla y la chimenea juegan un gran papel.

 

La Cama

 

CamaLa cama y el momento de dormir es otro de los lugares predilectos de las personas para leer, sobre todo de aquellos que suelen dormir solos y que se pueden quedar hasta altas horas de la noche. En este caso la silla no está ya que es sustituido por la cama pero en ambas situaciones el calor y el descanso priman sobre todo y por ello no es muy diferente a utilizar una silla con reposapies. Ahora bien, desde hace semanas yo estoy utilizando un cojín con forma de asiento, de forma de silla con orejeras que se sitúa encima de la almohada y la lectura es impresionantemente cómoda, a pesar de que ya de por sí el estar en una cama tumbado es cómodo para mi y para muchos que leen en la cama.

 

El baño

ToiletSeguramente muchos de vosotros os sorprenderéis que incluya el baño pero es que según una encuesta que hace poco vi, de entre los lugares preferidos para leer está el baño y el retrete como lugar donde más se lee. Está claro que el retrete es un gran asiento, pero no sé si realmente es igual de cómodo leer en el retrete que en una cama, en el sillón o en la silla de la cocina, personalmente creo que no es cómodo aunque mientras se espera, el tiempo se puede gastar en otras cosas como leer.

 

En el metro

Silla de metroEl transporte hacia el lugar de trabajo suele ser el segundo lugar donde más se lee, al menos según algunos. Sin embargo la silla, el sillón o mejor dicho el asiento del autobús, del metro o del tren suele ser el más incómodo de todos, o al menos eso me lo parece a mí. Pero he de reconocer que durante esas primeras horas del día, el sueño y la falta de ganas de trabajar suplen en buena manera esa falta de comodidad que las sillas de los medios de transporte carecen. Ahora bien, durante los últimos años es cierto que los medios de transporte de larga distancia, las sillas o asientos han mejorado notablemente en cuanto a comodidad y ello unido a un cojín o almohada de viaje hacen que la lectura en estos lugares sean un placer, siempre que no te marees cuando viajes y lees a la vez.

Conclusión sobre estas “sillas”

A pesar de que muchos valoran la lectura o el momento del día como algo importante a tener en cuenta para tener un gran momento de lectura, yo personalmente creo que la silla o el asiento juegan un gran papel, tal vez más que el libro que se lee o el momento del día en el que leemos. Ni que decir tiene que esto es una percepción personal, pero también es cierto que cada vez son más las personas que no sólo valoran el libro sino el espacio, el momento y los instrumentos que utilizamos en el proceso. Esto es muy utilizado por los expertos que luego fabrican eReaders donde juegan con el tacto, la funcionalidad, la luz del ambiente, la batería, etc… muchos elementos que van más allá del texto.

“…Luego se acercó a la pared de libros y miró con precaución al otro lado. Allí estaba sentado, en un sillón de orejas de cuero desgastado, un hombre grueso y rechoncho.”

( La Historia Interminable, Michael Ende)


Categorías

Varios

Joaquin García

Toda mi vida rodeado de Letras. Amante de la Lectura, de la Historia y de la Tecnología, ¿Por qué no conjugar todo esto?

Escribe un comentario