3 escritores para aproximarnos a la literatura cubana

Cuba, una isla que también puede leerse

Cuba, una isla que también puede leerse

Según los expertos, Cuba será el destino estrella del próximo 2016, una oportunidad perfecta para anticiparnos con la estimulante narrativa de la isla más famosa del Caribe.

Estos 3 escritores para aproximarnos a la literatura cubana no sólo supondrán un descubrimiento para los amantes de los libros exóticos, sino que también nos ayudarán a viajar sin necesidad de movernos del sillón.

Alejo Carpentier

El padrino de la literatura cubana alcanzó su máximo auge en 1949 con la publicación de El reino de este mundo, novela que bebía de ciertas influencias surrealistas traídas de París (capital en la que vivió varios años), combinadas con la cultura afro-cubana que conquistó a este autor tras un viaje espiritual a Haití. Precursor del realismo mágico que Gabriel García Márquez consolidaría casi veinte años después, Carpentier es uno de los autores latinoamericanos más importantes de la historia gracias a una cotidianidad mágica que el autor definió como “patrimonio cultural de su continente”.

Severo Sarduy

Una perpetua fiesta de la inteligencia y de los sentidos“, así definió Roberto González Echevarría la obra de un autor que bebió de las influencias de Carpentier y que, al igual que aquel, vivió en París durante varios años, salvo que en el caso de Sarduy su particular huida del paraíso se vio perpetuada hasta su muerte en 1993. De donde son los cantantes, publicada en 1967, fue la carta de presentación de Sarduy, una mirada a la isla de Cuba a través de sus tres principales culturas: la hispana, la china y la africana. Travestis, orientalismos, cultura popular, ambiente paródico y unos personajes desmontados se dan cita en esa Cuba colorida, fascinante y, ante todo, festiva, sólo apta para mentes abiertas.

Leonardo Padura

Mucho más contemporáneo que sus otros dos paisanos, Padura está considerado como el escritor cubano de la novela policíaca por excelencia. Creador de Mario Conde, un policía borracho que envidia a los escritores a los que nunca pudo emular protagoniza varios de sus obras, entre ellas Adiós Hemingway, en referencia al popular escritor que residió en Cuba durante sus últimos años. Un visionario que, lejos de buscar influencias en otros continentes, parece más interesado en una constante (y sutil) crítica a la política y policía de su isla.

La literatura cubana resurge con fuerza en una década en la que nuevos aires se vislumbran para la isla más colorida del Caribe. Que quieras o no acompañar cualquiera de estas lecturas con un vaso de ron ya es algo que dejamos a tu entera elección.

 


Categorías

Escritores

Alberto Piernas

Amante de la literatura exótica (Arundhati Roy, Thiong'o, Gabo) y escritor de viajes y literatura. Como autor de ficción he publicado Cuentos de... Ver perfil ›

Escribe un comentario