1

Oscar Wilde: El fantasma de Canterville y otros cuentos

oscar wilde Oscar Wilde: El fantasma de Canterville y otros cuentos

“Pero, por otro lado, si se empeña, sin más ni más, en no hacer uso del engrasador marca “Sol-Levante”, nos veremos precisados a quitarle las cadenas. No habría manera de dormir con todo ese ruido a la puerta de las alcobas,” dijo el señor Otis al fantasma de Canterville.

El fantasma de Canterville es uno de los relatos largos más conocidos de Oscar Wilde. Fue publicado por primera vez en 1887 en la revista The Court and Society Review. En El fantasma de Canterville aparecen todos los tópicos propios de las historias de fantasmas que estaban tan de moda en el Romanticismo. Sin embargo, la genialidad de Wilde radica en la mirada cómica que le aporta a esas historias tan dramáticas y exacerbadas, pues la convivencia de un fantasma aristocrático inglés con una familia moderna americana desde la perspectiva de Wilde puede llegar a ser muy cómica.

La familia Otis es una familia de finales del siglo XIX, que por el mero hecho de ser americana demuestra tener una mente más abierta capaz de aceptar la convivencia con un fantasma, a pesar de que en ocasiones les parece un tanto molesto el ruido de las cadenas que el fantasma arrastra por las noches y la presencia de una mancha de sangre que el fantasma deja todos los días con la evidente voluntad de molestar. La familia Otis se enfrenta a las jugarretas de Simón -el fantasma- con todo tipo de productos de limpieza como “Campeón Pinkerton” y haciéndole bromas que ofenden al pobre espíritu.

Oscar Wilde también escribió otros cuentos como El ruiseñor y la rosa, El príncipe feliz, El gigante egoísta, El maestro, El imán, etc. En El ruiseñor y la rosa habla de cuán superficial puede llegar a ser el amor juvenil; en El príncipe feliz nos transporta a un mundo lleno de penurias en el que una estatua y una golondrina se sacrifican bondadosamente por el bien de todos. Sin embargo, como tema común en casi todos sus cuentos encontramos la preocupación por la vida eterna y lo aburrida que esta puede llegar a ser, tema al que ya hace hincapié en El retrato de Dorian Gray y El fantasma de Canterville de formas completamente diferentes. La genialidad de sus historias y su modo de mezclar lo cómico con lo trágico es un hecho digno de destacar en la mayoría de las obras de Wilde. Para los amantes de la buena literatura los cuentos de Wilde son una apuesta segura.

Más información – Oscar Wilde, campeón británico del ingenio

Foto - “El fantasma de Canterville” por F.H.Townsend, 1887 (Dominio público) 


Un comentario

  1.   Sabrina Olivera dijo

    muy buen relato, yo lo leí ¡y la verdad que lo recomiendo! ♥

Escribe un comentario