2

La obra literaria como punto de partida

meneame_share

Esta nota está escita a raíz de haber leído una entrada escrita por alguien que firma como crisgris. En su blog comenta que ha realizado unas ilustraciones tridimensionales bastante curiosas. «Se trata de un librillo de siete páginas que recoge algunos de los cuentos de Pere Calders, que han sido ilustrados en tres dimensiones, libros pop-up, les llaman algunos», explica a sus lectores. A modo de ejemplo ha publicado tres fotografías que corresponden a la ilustración del cuento Falsa modèstia.

imatges pere calders La obra literaria como punto de partida

Y es que está claro que la obra literaria a veces es, además de un fin creativo en si mismo, un punto de partida para nuevas creaciones. De hecho, cualquier manifestación artística puede serlo, pero en la obra literaria se ven muy a menudo dos creaciones derivadas como son la portada y la película. La portada, hasta en su manifestación más simple, es por lo menos un ejercicio creativo de diseño que puede estar más o menos logrado, puede ser más o menos adecuado al contenido del texto que acompaña, etcétera.

Algo parecido se puede decir de las películas hechas a partir de obras literarias: se ha convertido en un tópico decir que el libro es mucho mejor que la película, y no se me ocurre la razón por la que esto debería ser siempre así, en todos los casos sin excepción.

Sin embargo, hay vida más allá de las portadas y las películas, y lo demuestran las ilustraciones de crisgris. Hay quienes, como Alicia Martín, hacen obras de arte usando de base para su trabajo el libro como objeto físico, lo cual no significa que se pierda la conexión con lo literario necesariamente. Otros hacen documentales sobre la vida y la obra de ilustres literatos. Quien más quien menos ha escrito ensayos sobre una obra literaria, aunque fuera solo en su época de estudiante. Las traducciones también están ahí. En Barcelona hay por lo menos siete monumentos al libro. Seguro que en Youtube muchos lectores representan pasajes de sus novelas favoritas como si se tratase de obras de teatro. Y tantos otros ejemplos que podrían traerse a colación.

Quizás curiosamente esta entrada misma se convierta en un punto de partida: ¿Nunca has hecho un cuento a partir de otro cuento de tu autor favorito? ¿Alguna vez has soñado con ilustrar la siguiente novela de tu autor de cabecera? ¿Te ha gustado tanto o más una obra derivada de un texto literario que su inspiración original? Nada de timideces, por favor: no dejes de contarlo en los comentarios.


meneame_share

2 comentarios

  1.   Albert Lloreta dijo

    Recordo que per rebaixar la frustració que un llibre que m’agradava molt s’hagués acabat intentava escriure (en un estat de flipamenta important) el que imaginava jo que seria la continuació des del punt final de la novel·la.

    Il·lustrar en pop-ups 3D els llibres de Pere Calders em sembla fantàstic: jo ho compraria en forma de llibre-paquet o el que fós!

  2.   Albert Lloreta dijo

    Recuerdo que para rebajar la frustración cuando un libro que me gustava mucho se habia terminado, intentava escribir (en un estado de flipamenta importante) lo que imaginava yo que seria la continuación des del punto final de la novela.

    Ilustrar en popups 3D los libros de Calders me parece fantástico: yo lo compraria en forma de libro, paquete o lo que fuera.

Escribe un comentario