0

Biografía de William Faulkner

meneame_share

 

faulkner21 Biografía de William Faulkner

Willian Faulkner fue un escritor norteamericano nacido en 1897 en el estado de Missisipi. Su familia era una tradicional familia sureña de cinco hijos de los que William era el mayor.

Su infancia transcurrió en el pequeño pueblo de Oxford, y la presencia de ese sur norteamericano, a través de sus personajes, de su forma de ser, de hablar y de pensar, se hará notar luego en todas las obras del escritor.

Durante la Primera Guerra Mmundial ingresó como piloto de la Real Fuerza Aérea Británica, pero hay muchas dudas sobre cuál fue su rol durante la guerra dada la natural tendencia de Faulkner a fabular.

Sus primeros trabajos fueron en el banco de su abuelo, luego como pintor (de paredes) y luego como cartero. Con el tiempo Fulkner consiguió trabajos más relacionados a la literatura, el primero como periodista en Nueva Orleáns.

Su primera novela, La paga de los soldados, la publicó en 1926.

Luego, realizó un viaje por Europa donde conoció, entre otros, a su admirado James Joyce.

Cuando volvió a los Estados Unidos, sus siguientes novelas se ambientaron en Yoknapatawpha, un territorio ficticio y creado por el escritor, que ha inspirado a escritores como a Onetti (a crear su Santa María), a García Márquez (su Macondo) y a muchos otros.

La primera novela que transcurre en Yoknapatawpha fue Sartoris en 1929, pero le siguieron muchas otras obras (novelas y cuentos) en cuyas páginas la vida de sus habitantes imaginarios se mezcla y se vuelve a entremezclar, donde los caminos se cruzan y las miradas multiplican.

A partir de la publicación de El sonido y la furia, Faulkner pasó a ser considerado un maestro. Mientras tanto, se había casado con Estelle Oldham, con quien se fe a vivir al pequeño pueblo de Oxford.

Hay que decir que si bien le fue posible editar sus obras, nunca fue un escritor demasiado conocido por el gran público, y aún hoy el norteamericano medio no sabe quién es Faulkner.

Durante los siguientes años se ganó la vida como guionista en Hollywood, hasta que en 1949 recibió el Nobel de Literatura.

En sus obras se destaca el extraordinario dominio del lenguaje y de la técnica. El más notorio ejemplo de esto son sus extensas oraciones, de tres o cuatro páginas a veces, con numerosas digresiones, paréntesis y frases subordinadas. Pero también deslumbran los saltos en el tiempo y las alternancias en el punto de vista del narrador.

En cierta forma, su estilo se oponía al estilo de Hemingway y sus características frases cortas (dicen que Hemingway le mando un telegrama que decía: “Te cambio una de tus frases largas por dos de mis frases cortas”). Sin embargo, otras cosas los unían: el alcohol, la vida que le dedicaron a escribir, además del hecho de ser y pensar como norteamericanos.

Faulkner continuó escribiendo (y su producción fue muy basta) hasta que murió (hasta que volvió a la tierra de ese sur que tanto quiso) en 1962.

 


meneame_share

Escribe un comentario