Quintanalara, en Burgos: 16 mil libros para 33 habitantes

libros

A pesar de los recortes y escasas inversiones que el mundo de la cultura, y en concreto el de la literatura, lleva sopesando durante los últimos años siempre es bueno saber que existen personas y políticos interesados en convertir los libros en una prioridad.

Este es el caso de la localidad de Quintanalara, en Burgos, donde el intercambio de libros ha propiciado una biblioteca de 16 mil libros a disposición de los 33 habitantes de este pueblo convertido en todo un ejemplo a seguir.

El Hay-on-Wye español

Quintanalara es un pueblo de casitas de piedra situado en el municipio de Revilla del Campo, a 36 kilómetros de Burgos, y famoso por ser uno de los pocos lugares de España en los que se sigue fabricando carbón vegetal a partir de troncos de encina. Un enclave rural de 33 habitantes de los cuales tan sólo 10 viven todo el año allí debido a la presencia de personas extranjeras que aprovechan su encanto natural durante las vacaciones o habitantes que van y vienen aprovechando la cercanía de la capital.

Sin embargo, quien a partir de ahora se deje caer por este delicioso enclave burgalés descubrirá una de las bibliotecas más curiosas del país, nacida como iniciativa por parte de su concejal de Cultura, Román de Pablo, y el alcalde, Rubén Heras, de quien nació la idea de reunir hasta 10 mil libros mediante donaciones a fin de crear una biblioteca propia que fomentara el bookcrossing y sirviéndose de libros antiguos que los visitantes puedan tomar a la vez que dejan otros propios.

Para diciembre de 2015 la cifra estaba fijada en 10 mil libros con vistas a inaugurar la biblioteca este mes de junio, resultando 16 mil los títulos que Quintanalara ha conseguido reunir finalmente en El Potro, un curioso local rústico facilitado por la Concejalía de Cultura y en el que se han depositado todos esos libros ávidos de nuevos lectores.

La idea, según de Pablo, es convertir Quintanalara en “un referente del bookcrossing en España” y en “un lugar único en el mundo”. Una acertada iniciativa por parte de este pueblo el cual, a pesar de sus pocos habitantes, lleva años fomentando diversos eventos artísticos como el festival Tordorock, o Tralara, una muestra de arte de gran éxito hace dos años.

Un pueblo motivado por las buenas intenciones de revivir el espíritu de la cultura en un lugar apartado que podría convertirse en el particular Hay-on-Wye (el famoso pueblo galés con más libros que habitantes) de nuestro país.

¿Qué te parece esta iniciativa?


Categorías

Varios

Alberto Piernas

Amante de la literatura exótica (Arundhati Roy, Thiong'o, Gabo) y escritor de viajes y literatura. Como autor de ficción he publicado Cuentos de... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Diego dijo

    Me parece una iniciativa estupenda, algo que deberían copiar muchos pueblos.

Escribe un comentario